• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Partidos políticos de Israel hacen último esfuerzo para captar voto de indecisos

Israel celebra sus elecciones legislativas / AFP

Israel celebra sus elecciones legislativas / AFP

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, como el cabeza de cartel de la coalición Campo Sionista y líder del Partido Laborista, Isaac Herzog, son los principales candidatos para las elecciones legislativas del país hebreo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los partidosn políticos israelíes hacen el último esfuerzo para captar a los ciudadanos indecisos que pueden ser los que determinen qué fuerza será la más votada en los comicios que se celebran mañana.

Tanto el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, como el cabeza de cartel de la coalición Campo Sionista y líder del Partido Laborista, Isaac Herzog, realizaron hoy diversos actos electorales en los que apelaron, por un lado, a la unidad nacional y, por otro, a la necesidad de abrirse a todos los sectores sociales, sin exclusión.

En la visita que efectuó a Har Homá (un barrio judío en la zona ocupada de Jerusalén), Netanyahu hizo hincapié en la necesidad de preservar la unidad de la ciudad y expresó su compromiso de "continuar trabajando" para evitar cualquier división.

En los mismos términos se expresó ayer el primer ministro en el mitin que la derecha israelí celebró en la Plaza Isaac Rabin de Tel Aviv, donde afirmó que "Jerusalén es nuestra capital eterna e indivisible y no será dividida".

Por su parte, en un encuentro con simpatizantes de su coalición, Herzog hizo un llamamiento a los votantes de centro para que apoyen al Campo Sionista a fin de que no se disperse el voto de esa tendencia.

Herzog se dirigió en concreto a los seguidores del partido centrista Yesh Atid (Hay Futuro), que lidera Yair Lapid, para que cedan sus votos a su coalición, pues de lo contrario, dijo "sólo servirán para terminar apoyando" a Netanyahu en el juego de la aritmética parlamentaria.

El líder laborista expresó su compromiso en ser el primer ministro "de todos los israelíes", sin diferencias de grupos, credos o ideologías.

"Lo prometo: Seré el primer ministro de todos y para todos, para la derecha y la izquierda, para los ultraortodoxos y los laicos, para los árabes, los drusos, los circasianos. Seré el primer ministro del centro y de la periferia; de los estudiantes y de las personas de la tercera edad", recalcó.

Los últimos sondeos dan la victoria al Campo Sionista, que obtendría 24 diputados, frente a los 20 ó 21 que recibiría el Likud, un margen que, sin embargo y debido a la extremada atomización del voto en Israel, podría ser insuficiente para que el centroizquierda formara gobierno.

En este sentido, el Likud sería el más beneficiado de esa fragmentación del voto, pues en el parlamento habría más representación de fuerzas de derecha y extrema derecha que de centro e izquierda, lo que unido al apoyo de los partidos ultraortodoxos, podría determinar que Netanyahu siguiera estando al frente del Ejecutivo israelí.