• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Pareja gay rusa se casa en Argentina y dice pedirá asilo por discriminación

Marcha de Orgullo Gay en Colombia | Foto: EFE

Marcha de Orgullo Gay en Colombia | Foto: EFE

Alexander, de 47 años, y Dimitri, de 35, se conocieron por internet en su Rusia natal y mantuvieron dos años de noviazgo hasta que decidieron salir del país para poder consumar su amor ante la ley

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una pareja gay rusa cumplió hoy en Buenos Aires su sueño al contraer matrimonio y anunció su decisión de pedir asilo en Argentina, tras huir de su país y denunciar la discriminación que padecen los colectivos homosexuales en Rusia.

Alexander, de 47 años, y Dimitri, de 35, se conocieron por internet en su Rusia natal y mantuvieron dos años de noviazgo hasta que decidieron salir del país para poder consumar su amor ante la ley.

"Estamos muy felices de haber logrado lo que desde que nos conocimos estábamos queriendo hacer", dijo a los medios Alexander, oriundo de Sochi, en la puerta del registro civil en pleno centro porteño.

"No le avisamos a nadie, solo a algunos amigos, pero vinimos al país con éste fin. Nos queremos y conocemos mucho, tenemos muchas cosas en común, y entonces queremos hacer de esto una unión legal", agregó.

Los novios denunciaron que en Rusia nunca pudieron "demostrar el cariño y el afecto que se tenían", tampoco oficializar su convivencia como pareja y ni siquiera tomarse de la mano en la vía pública, por miedo a la violencia de terceros y a las consecuencias legales.

"En Rusia el riesgo de estar en la cárcel existe y por eso estamos casándonos acá", sostuvo Alexander.

La pareja llegó a Argentina hace dos meses, con el único objetivo de casarse y poder "vivir en forma libre y democrática" y su próximo paso será solicitar asilo al Gobierno argentino.

Alexander explicó que "si la Argentina nos acepta, y nos da la posibilidad de vivir de forma legal, queremos dedicarnos a nuestros negocios, ser gente de bien, respetar las leyes y formar nuestra familia".

"Hemos leído mucho de la historia de la República Argentina y sabemos que siempre recibieron muy bien a los inmigrantes", comentó.

Los recién casados denunciaron que en su país "siempre se persigue a la gente cuando no se está de acuerdo con la legislación del presidente Putin" y que a causa de "las leyes homofóbicas que rigen en estos momentos la gente también está en contra" de los homosexuales y "de estas uniones".

Para la ceremonia, los novios eligieron un pantalón gris y un chaleco a juego con collares con los colores de la bandera del arco iris y la argentina y con tres claveles en la solapa, rojo, azul y blanco, que representaban a la insignia rusa.

"El único que crea instituciones es el ser humano y dentro de las que creó la principal es la familia porque es la base fundamental de la sociedad.(...) Entonces dada la importancia, la tenemos que constituir con lo que mejor tenemos y no hay duda que eso son los sentimientos, que no dependen de ninguna ley", sostuvo el juez de paz, José Luis Badur.

Tras su llegada a Argentina, los novios contactaron mediante una red social con Diego de Jesús Arias, dirigente de una organización pro igualdad de derechos, que los asesoró sobre los procedimientos para contraer matrimonio y que hoy actuó como uno de los padrinos de su boda.

Arias relató a Efe que al principio la pareja tenía mucho "temor a la exposición y a la discriminación que hay en su país, a que le pudiera llegar a pasar algo a sus familias", pero después se dieron cuenta que esto podía ser "la apertura de una puerta a otras personas que están queriendo lo mismo".

"Nosotros queremos apoyar a todas las personas que sufren este tipo de discriminación, decirles que la vida es muy linda y que la naturaleza les va a mostrar el camino", sostuvo Alexander.

El recién casado expresó su convencimiento de que si no se lucha por los derechos de los homosexuales "los cambios en el mundo no se van a dar", aunque haya países, como Rusia, en los que "a lo mejor hay que luchar con mucha más fuerza".

En Argentina el matrimonio homosexual se legalizó en julio de 2010 tras una reñida votación parlamentaria y un fuerte enfrentamiento entre el Gobierno y la Iglesia católica, aunque en diciembre de 2009 se formalizó en Tierra de Fuego el primer matrimonio gay de América Latina gracias a un decreto de la gobernadora Fabiana Ríos.