• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

"Papable" brasileño: No importa tanto la nacionalidad del sucesor de Benedicto XVI

El arzobispo de Sao Paulo, Odilo Pedro Scherer, durante una rueda de prensa en Brasilia | EFE

El arzobispo de Sao Paulo, Odilo Pedro Scherer, durante una rueda de prensa en Brasilia | EFE

Para el arzobispo de Sao Paulo, cardenal Odilo Pedro Scherer, "no es esencial el lugar y origen" del próximo Papa. "Lo importante es tener discernimiento, estar preparado. La edad es algo relativo, lo que importa es que tenga salud"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El arzobispo de Sao Paulo, cardenal Odilo Pedro Scherer, incluido en algunas listas de "papables", manifestó hoy que la nacionalidad o la edad del sucesor de Benedicto XVI no son tan esenciales como la preparación y la salud.

"La reflexión de si el nuevo Papa es de África, Asia o Latinoamérica continuará y es comprensible. No es esencial el lugar y origen y sí si está en condiciones", manifestó Scherer en una rueda de prensa en la que calificó la anunciada renuncia de Benedicto XVI como un acto de coraje.

Según Scherer, de 63 años, "la cuestión de ser más joven o menos joven tampoco es la más importante, lo importante es tener discernimiento, estar preparado. La edad es algo relativo, lo que importa es que tenga salud".

Antes de comenzar la rueda de prensa, el cardenal, que es uno de los que elegirá al nuevo jefe de la Iglesia católica, leyó un comunicado en el que destacó que Benedicto XVI, de 85 años, puso el bien de la Iglesia por encima del cargo al decidir su renuncia.

"No debemos estar apegados a cargos y posiciones cuando está en juego el bien mayor de la Iglesia a la cual servimos", expresó el prelado en el comunicado.

Scherer afirmó que la decisión del papa de renunciar a su pontificado partir del próximo 28 de febrero merece "comprensión, respeto y admiración por su humildad y coraje y por la enseñanza de fe" que deja.

"La iglesia es más de lo que vemos y constatamos humanamente. Ella es el cuerpo en el cual Cristo es la cabeza y el Espíritu Santo el alma vivificante", agregó.

Al ser preguntado sobre el trasfondo de la renuncia del Papa, más allá de su agotamiento y de sus problemas de salud, el cardenal brasileño fue contundente al señalar: "no veo disputa de poder en el Vaticano".

El cardenal Scherer, que dirige la mayor diócesis de Brasil, país que se precia de tener el mayor número de católicos del mundo, evitó comentar sus posibilidades como "papable" y a una pregunta al respecto respondió: "los otros (cardenales electores) son los que van a decir y nadie se va a postular ahora como preparado".

En su comunicado, el prelado señaló que espera que "el espíritu de sabiduría y discernimiento oriente a los cardenales que deberán escoger el sucesor de Pedro".

"Más que nunca este es el momento de reafirmar nuestra fe en una 'iglesia santa, católica y apostólica' y confiar en la acción del Espíritu Santo", añadió.

El prelado, que convocó la rueda de prensa para hablar de la Campaña de la Fraternidad que cada año lanza el Episcopado brasileño el Miércoles de Ceniza, señaló que sea quien sea el próximo Papa, contará con el apoyo de la Iglesia para desempeñar su magisterio.

"Un Papa no hace las cosas solo, es un conjunto. El Papa desempeña un papel muy importante, pero el desafío lo enfrenta el conjunto de la Iglesia, que comienza por la base, por las parroquias", manifestó.

En la rueda de prensa, afirmó que los desafíos que enfrenta la Iglesia actualmente no son diferentes de los que le ha tocado vivir en otros periodos de su historia milenaria.

El cardenal explicó que el desafío de la modernidad ya es algo superado y ahora se está ante el de la pos-modernidad, en el que la sociedad en general se depara con "una cultura sin valores sólidos, consistentes, una cultura del subjetivismo total, que lleva a un relativismo total".

"Hoy está más en juego el hombre que Dios. Lo que está más en crisis es la raza humana", manifestó Scherer, nombrado "príncipe de la Iglesia" en 2007 por Benedicto XVI y uno de los cinco cardenales electores brasileños.