• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Papa inició visita en Turquía con denuncia del terrorismo

Francisco fue al mausoleo de Mustafá Kemal Ataturk

Francisco fue al mausoleo de Mustafá Kemal Ataturk | EFE

El presidente Recep Tayyip Erdogan señaló ante el pontífice la creciente islamofobia que observa en los países occidentales 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco comenzó su visita de tres días a Turquía con un discurso de denuncia del terrorismo en las vecinas Siria e Irak. “La situación humanitaria es angustiosa (en esos países)”, clamó a su llegada a Ankara, capital turca, donde fue recibido por el presidente Recep Tayyip Erdogan.

El pontífice también habló contra la instrumentalización de la religión al condenar ante la Diyanet, la máxima autoridad religiosa de Turquía “la violencia que busca una justificación religiosa”, después de señalar que la situación en Medio Oriente en general “es verdaderamente trágica”.

Francisco recordó que en Siria e Irak, donde el grupo yihadista Estado Islámico declaró un califato, “la violencia terrorista no da indicios de aplacarse” y que en ambos casos “se constata la violación de las leyes humanitarias más básicas”. Denunció otra vez las persecuciones contra grupos minoritarios, especialmente cristianos y yazidíes.

Defendió los esfuerzos por combatir esta amenaza, pero agregó que no pueden limitarse al uso de la fuerza. “Reiterando que es lícito detener al agresor injusto, aunque respetando siempre el derecho internacional, quiero recordar también que no podemos confiar la solución del problema a la mera respuesta militar”.

El pontífice destacó que Turquía, que acoge a refugiados procedentes de Siria e Irak, está afectada directamente por la situación en ambos países y afirmó que la comunidad internacional tiene la obligación moral de ayudarla. “No se puede permanecer en la indiferencia ante lo que han provocado estas tragedias”.

En su mensaje a las autoridades turcas, Francisco defendió el diálogo interreligioso e intercultural para apartar “toda forma de integrismo y terrorismo, que humilla gravemente la dignidad de todos los hombres e instrumentaliza la religión”.

Pidió además la solidaridad de todos los creyentes con el objetivo de contraponerla al “fanatismo y al integrismo, a las fobias irracionales que alientan la incomprensión y la discriminación”.

El papa aterrizó en el aeropuerto de Ankara a primera hora de la tarde y a continuación acudió a homenajear al fundador del Estado turco moderno, Mustafá Kemal Ataturk, en su mausoleo de la capital. Luego acudió al palacio presidencial para reunirse con Erdogan y allí ambos pronunciaron sus discursos.

Contra la islamofobia. Erdogan denunció la creciente islamofobia que observa en los países occidentales. “Vemos con pena que los prejuicios están creciendo en el mundo musulmán y cristiano. En Occidente se expanden el racismo, la islamofobia y la discriminación”, aseveró.

El mandatario admitió que la violencia en el mundo musulmán alimenta los prejuicios, pero recordó que es una consecuencia. “La gente desesperada cae en los brazos de las organizaciones terroristas. El Estado Islámico, Al Qaeda y Boko Haram son el resultado de políticas equivocadas y la gente desesperada queda expuesta a sus manipulaciones”.

Erdogan hizo referencia, aunque no lo nombró, al presidente de Siria, Bachar el Asad. “Todo el mundo sabe y habla del Estado Islámico, pero no se ve tanto la matanza de 300.000 personas en Siria, con 7 millones de refugiados, el estado de terror que hay allí y a la persona detrás de él”, declaró.

El presidente de la Diyanet, profesor Mehmet Gormez, también criticó la islamofobia y la comparó con el antisemitismo en su reunión con el papa Francisco en Ankara. “Al igual que el antisemitismo se escribió en las páginas de la vergüenza de la historia, las actitudes islamófobas conducirán igualmente a la vergüenza”, añadió.

“Los que optaron por ir contra el islam, religión de paz, y llaman a la violencia se vuelven contra Dios. Como musulmanes denunciamos con decisión el extremismo”, agregó la máxima autoridad religiosa de Turquía.

Ortodoxos esperan acercamiento
La visita que el papa Francisco realizará hoy al patriarca ecuménico Bartolomeo I, cabeza de la Iglesia Ortodoxa, da nuevas esperanzas al diálogo entre las dos iglesias, empezado en la década de los sesenta, 900 años después del cisma que dividió al cristianismo en dos bloques con sedes en Roma y Constantinopla.

El diálogo tomó un nuevo impulso con el actual pontífice, explicó Juan de Pérgamo, un metropolitano ortodoxo. “Francisco habla de sí mismo como ‘obispo de Roma’ y eso es muy importante teológicamente, lo acerca a los ortodoxos, dado que para nosotros, todo patriarca es obispo”, señaló el dignatario.

La visión compartida por ambas iglesias es que en el futuro se restablezca la plena comunión, lo que significaría que sus sacerdotes pueden dar la eucaristía a fieles  católicos y ortodoxos, algo que aún no es posible.