• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Papa pidió fin de la violencia en África y Medio Oriente en mensaje navideño

 Asomado en el balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro, el pontífice dio la tradicional bendición “Urbi et Orbi” | EFE

Asomado en el balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro, el pontífice dio la tradicional bendición “Urbi et Orbi” | EFE

El pontífice ofició su primera misa de gallo como jefe de la Iglesia y cargó la imagen del niño Jesús por la basílica de San Pedro 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Asomado en el balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro, el papa Francisco dio la tradicional bendición "Urbi et Orbi" -A la ciudad de Roma y al mundo-, pidiendo una paz que no sea de fachada y que se ponga fin a la violencia en Siria, Sudán del Sur, la República Centroafricana y la Tierra Santa.

"La verdadera paz no es un equilibrio de fuerzas opuestas. No es una encantadora fachada que oculta los conflictos y divisiones. Exige el compromiso de cada día", dijo Francisco vestido con hábito blanco frente a 70.000 personas congregadas en la plaza de San Pedro.

Señaló que demasiadas vidas ha destrozado el conflicto en Siria e imploró para que reine la paz en varios países de África, entre ellos la República Centroafricana, que según el pontífice, a menudo es olvidada por los hombres. Pidió por Sudán del Sur, donde las tensiones amenazan la convivencia del joven Estado y por las negociaciones entre israelíes y palestinos.

El jefe de la Iglesia recordó también a los desplazados y refugiados, especialmente en el Cuerno de África y en el Congo y condenó con firmeza la trata de seres humanos, que calificó de delito contra la humanidad. Mencionó la tragedia en la isla de Lampedusa, en Italia, donde se ahogaron casi 400 inmigrantes ilegales a principios de octubre.

En su mensaje el papa recordó a las víctimas de las catástrofes naturales y a Filipinas, golpeada por el tifón Haiyan. Dirigiéndose a los católicos, pero también a los no creyentes, el papa pidió pensar en los niños, que son las víctimas más vulnerables de las guerras, pero también en los ancianos, en las mujeres maltratadas y en los enfermos.

Misa de Gallo. Francisco llamó la atención en su primera Misa de Gallo como jefe de la Iglesia pues caminó por el pasillo principal de la basílica de San Pedro cargando  la imagen del niño Jesús y la colocó en un pesebre.

“Jesús es la luz que disipa las tinieblas", fue el mensaje que lanzó en su homilía, en la que la llegada de Jesús fue el tema principal. "Los pastores fueron los primeros en recibir el anuncio del nacimiento de Jesús. Fueron los primeros porque eran de los últimos, los marginados", recordó el pontífice. 65 canales de televisión de todo le mundo siguieron la ceremonia.

Navidad

Los niños vivieron la Navidad entre las heridas del planeta. En medio del barro y la lluvia, Papá Noel repartió regalos en Tacloban, dando una alegría fugaz a los niños de esta ciudad de Filipinas, devastada por el tifón Haiyán.

La tradicional celebración, uno de los principales encuentros familiares en un país de mayoría católica, se organizó en muchos casos entre ruinas o en tiendas de campaña.

La mayoría de las familias tuvieron que conformarse con las ayudas que reciben de las organizaciones de asistencia para cenar en Nochebuena.

En la catástrofe del 8 de noviembre murieron 6.000 personas, más de 4 millones perdieron sus hogares y 100.000 viven aún en refugios.

Unos 1.100 niños en Siria celebraron junto a sus padres el nacimiento del niño Jesús en la Iglesia Al-Zaitun, sede del Patriarcado de Melquitas Católicos en Damasco, a pesar de la tristeza general y envueltos en el dolor de una guerra civil que en casi 3 años ha cobrado la vida de 11.420 niños.