• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Papa habló ante el presidente de Italia de libertad religiosa y crisis

Papa Francisco | AP

Papa Francisco | AP

El pontífice y Napolitano se reunieron en privado durante una media hora y después realizaron sendos discursos, algo inusual en las visitas de los mandatarios de otros países, pero que se realiza en el caso de Italia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Papa Francisco recibió hoy al presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y en su discurso destacó la necesidad de que los Gobiernos defiendan la libertad religiosa y que creyentes o no creyentes colaboren para acabar con la crisis.

El pontífice y Napolitano se reunieron en privado durante una media hora y después realizaron sendos discursos, algo inusual en las visitas de los mandatarios de otros países, pero que se realiza en el caso de Italia.

"En el mundo de hoy la libertad religiosa se afirma más que se realiza, sufre amenazas de todo tipo y es violada continuamente", dijo el papa en su discurso pronunciado tras la reunión.

Para Francisco "es un deber de todos defender la libertad religiosa y promoverla, pues en la tutela de este bien moral se encuentra una garantía del crecimiento y de desarrollo de toda la comunidad".

En su discurso, el también obispo de Roma puso énfasis en la "crisis global profunda y persistente" que afecta a tantos países y cómo esta "acentúa los problemas económicas y sociales, sobretodo afectando a la parte más débil de la sociedad".

"En un momento de crisis como la actual es urgente que pueda crecer, sobre todo entre los jóvenes, una nueva consideración de compromiso político, y que creyentes y no creyentes colaboren en la promoción de una sociedad donde la injusticia pueda superarse y cada persona sea acogida y pueda contribuir al bien común según su propia dignidad y sus capacidades", agregó.

Respecto a Italia, Francisco pidió esfuerzos para superar "todas las divisiones y crecer en la Justicia y en la paz, continuando así desarrollando su papel peculiar en el contexto europeo y en la familia de los pueblos".

Napolitano llegó al Vaticano en compañía de su mujer y también acudió la ministra de Exteriores y líder radical, Emma Bonino.

Por su parte, Napolitano destacó como en estos primeros días de pontificado del papa Francisco se ha visto su "premura por los que sufren y los marginados y por las personas y las familia víctimas de la avidez y del egoísmo dominantes".