• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Papa quiere estimular inclusión de los jóvenes con inédita visita a Brasil

La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, observa al papa Francisco saludando a un niño | EFE

La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, observa al papa Francisco saludando a un niño | EFE

Más de 4200 jóvenes del país asistan a las alocuciones del Santos Padre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"En su amorosa providencia, Dios ha querido que el primer viaje internacional de mi pontificado me ofreciera la oportunidad de volver a la amada América Latina", fueron las palabras con las que el papa Francisco inició su primer discurso al llegar ayer a Brasil para participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud.
"Desde la Amazonía a la Pampa, desde las regiones áridas al Pantanal, desde los pequeños pueblos hasta las metrópolis, que nadie se sienta excluido del afecto del Papa", agregó Francisco en su discurso en portugués pronunciado en el palacio de Guanabara.
Horas antes, cuando iba a abordar el avión que le llevaría a Río de Janeiro, Francisco había adelantado: “Mi viaje tiene como objetivo estimular a los jóvenes para que se integren en el tejido social, con los ancianos". Expresó que teme una generación perdida de jóvenes por culpa del rampante desempleo por lo que abogó por la cultura de la inclusión.
En su primer acto con las autoridades de Brasil, el pontífice dijo: "No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso: Jesucristo. Vengo en su nombre para alimentar la llama de amor fraterno que arde en todo corazón y deseo que llegue a todos y a cada uno mi saludo".
Luego, dirigiéndose a los jóvenes les pidió hacer discípulos: “Vayan más allá de las fronteras de lo humanamente posible y creen un mundo de hermanos”.
La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, propuso al Papa una alianza para combatir las desigualdades y la pobreza.

Bienvenida. Rousseff recibió al Papa a los pies de la escalerilla del avión de Alitalia que lo trajo desde Roma. Francisco le estrechó la mano con una sonrisa y saludó después a decenas de autoridades y religiosos que esperaban en el aeropuerto de Río de Janeiro. El pontífice no besó el suelo como solían hacerlo sus predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, y se mostró más dispuesto a dar la mano que a dejar que los fieles besaran el Añillo del Pescador, símbolo de su investidura.
Pese a haber abordado un vehículo blindado para desplazarse hasta el centro de la ciudad, el pontífice abrió la ventana del automóvil para que la gente pudiese verlo. Saludó a las personas que observaron su comitiva pasar por la Línea Vermelha (Línea Roja), una ruta expresa que atraviesa algunas de las barriadas pobres del complejo de favelas de la Maré. Recibió el saludo y los vítores de cientos de fieles que, en varias oportunidades, cercaron el paso del carro con la intención de saludar al Papa, tomarle fotos y tirarle regalos.

Una semana. Francisco permanecerá una semana en Río de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud, un festival católico que atraerá más a de un millón de fieles de decenas de países.
La visita ocurre también en medio de un creciente descontento en Brasil, que con más de 120 millones de católicos es el país con más fieles del planeta. La insatisfacción con el alto costo de vida, la corrupción política y la mala calidad de los servicios públicos llevó en junio a enormes protestas.
Para la seguridad del pontífice y su comitiva han desplegado a más de 20.000 soldados, policías y agentes de seguridad para la visita del Papa.

Venezolanos en primera fila. La bandera de Venezuela estuvo presente durante todo el recorrido del papa Francisco por las calles de Río de Janeiro, dónde se espera que más de 4200 jóvenes del país asistan a las alocuciones del pontífice, de acuerdo con datos de la Conferencia Episcopal.
Los venezolanos tendrán intervenciones importantes en actos centrales pues Aixa Jardín, de la Diócesis de La Guaira, colaborará en la Liturgia de la Palabra, en la Bienvenida a Francisco el 25 de julio. Además, en la Feria Vocacional  que se efectuará al día siguiente, el papa confesará a cinco jóvenes, de los cuales uno será venezolano, informó la CEV.

Agenda oficial
Martes 23: Francisco dedicará el día a descansar en la Residencia Asunción en Sumaré.
Miércoles 24: Visitará el santuario de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida en Sao Paulo y  acudirá al hospital de San Francisco de Asís
Jueves: 25: Recibirá las llaves de la ciudad de Río de Janeiro, bendecirá las banderas olímpicas, visitará la favela de Manguinhos y dará la bienvenida a los jóvenes asistentes a la JMJ en la playa de Copacabana.
Viernes 26: El Papa confesará a algunos jóvenes, se encontrará con presos, rezará el Ángelus Domini y celebrará un via crucis en Copacabana.
Sábado 27: Celebrará una misa en la catedral de San Sebastián, se encontrará con religiosos, políticos y representantes de la sociedad en el Teatro Municipal de la ciudad.
Domingo 28:Cierre de  la JMJ en una misa en Guaratiba, donde se anunciará la sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.