• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Papa denunció división del clero en su última misa multitudinaria

El papa Benedicto XVI a su llegada para oficiar la misa del Miércoles de Ceniza en la basílica de San Pedro del Vaticano, hoy, miércoles 13 de febrero de 2013 l EFE

El papa Benedicto XVI l EFE

El pontífice realizó ayer dos actos públicos. Explicó que su decisión de renunciar fue por el bien de la Iglesia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Benedicto XVI, quien renunciará al papado el 28 de febrero, ofició ayer su última misa multitudinaria en la que se mostró visiblemente emocionado por el afecto de los fieles y en la que denunció que la división en el clero y la falta de unidad desfiguran el rostro de la Iglesia.

En una basílica de San Pedro del Vaticano abarrotada de fieles, el papa Ratzinger ofició la misa del Miércoles de Ceniza que abrió el período de Cuaresma y destacó la importancia del testimonio de fe y vida cristiana de cada uno de los seguidores de Cristo para mostrar la verdadera cara de la Iglesia. Sin embargo, añadió que ese rostro aparece desfigurado. "Pienso en particular en los atentados contra la unidad de la Iglesia y en las divisiones en el cuerpo eclesial", dijo el Papa, quien agregó que hay que vivir la Cuaresma de una manera intensa, superando individualismos y las  rivalidades.

Benedicto XVI también dijo que Jesús denunció la hipocresía religiosa, el comportamiento de quienes buscan la aprobación del público. "El verdadero discípulo no sirve a sí mismo o al público, sino a su Señor, de manera sencilla, simple y generosa", subrayó,

En su segunda presentación pública después del anuncio el pasado lunes de su renuncia -la primera fue también ayer en la audiencia pública de los miércoles-, Benedicto XVI se refirió a su decisión y pidió por la Iglesia porque le tengan presente en sus rezos. "Las circunstancias han sugerido que nos reunamos en torno a la tumba de San Pedro para pedir por la Iglesia en este particular momento, renovando nuestra fe en Cristo. Para mí es la ocasión para agradecer a todos cuando me dispongo a concluir mi ministerio y para pedirles que me tengan en sus plegarias", solicitó.

Aseguró que decidió renunciar al pontificado en plena libertad, por el bien de la Iglesia, después de haber orado largamente y luego de examinar su conciencia delante de Dios.

El Pontífice reconoció que estos días no serán fáciles para él, pero que ha notado  la fuerza de la plegaria.

En la misa de la basílica de San Pedro, el Papa exhortó a los fieles a regresar a Dios y que ese retorno se hará realidad cuando la gracia del Señor penetre en los hombres.

El cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la basílica de San Pedro, impuso las cenizas al Papa. Después Benedicto XVI se las impuso a él, al secretario de Estado, Tarcisio Bertone; al cardenal decano, Angelo Sodano, y a numerosos frailes y seglares.

Agenda al día

El Papa mantendrá su agenda casi sin cambios hasta que se haga efectiva su renuncia. Sólo añadió una reunión con el primer ministro y con el presidente de Italia

El jueves 14 está prevista una reunión con los párrocos de Roma en la sala Pablo VI del Vaticano

El viernes 15 se realizará una audiencia con el presidente de Rumania, Traian Basescu

El sábado 16, el Papa recibirá al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina y al primer ministro de Italia, Mario Monti

El domingo 17, Benedicto XVI recitará el tradicional Ángelus desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano frente a los fieles.

Del 17 al 22 de febrero, el Papa se retirará para realizar ejercicios espirituales privados

El sábado 23 tendrá una audiencia con el presidente de Italia, Giorgio Napolitano

El domingo 24, recitará el Ángelus por última vez

El miércoles 27 será su última aparición pública en la plaza de San Pedro