• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Papa denuncia la "invisibilidad" de los jóvenes en los procesos históricos

Benedicto XVI / EFE

Benedicto XVI / EFE

El Pontífice se refirió al clima de inestabilidad que afecta a la esfera cultural, política y económica, esta última caracterizada por las dificultades de los jóvenes para encontrar un trabajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Benedicto XVI dijo que "la incertidumbre y la fragilidad que caracterizan a tantos jóvenes a menudo les empujan a la marginalidad y les hace casi invisibles y ausentes en los procesos culturales e históricos de las sociedades".

El papa recibió a los participantes en la asamblea plenaria del Consejo Pontificio para la Cultura, presidido por Gianfranco Ravasi cuyo tema es: "Las culturas juveniles emergentes".

El Pontífice se refirió al clima de inestabilidad que afecta a la esfera cultural, política y económica, esta última caracterizada por las dificultades de los jóvenes para encontrar un trabajo, con las repercusiones psicológicas y sociológicas comporta.

"La incertidumbre y la fragilidad que caracterizan a tantos jóvenes a menudo los empujan a la marginalidad, por lo que son casi invisibles y (están) ausentes en los procesos culturales e históricos", sostuvo.

La esfera afectiva y emocional de los jóvenes se ve fuertemente afectada por este clima "que da origen a fenómenos aparentemente contradictorios, como la exposición de la vida privada y la autosuficiencia narcisista", aseveró el Obispo de Roma.

Sin embargo, no faltan los datos positivos, como el voluntariado, "las experiencias de fe sincera y profunda, (..) los esfuerzos para construir, en muchas partes del mundo, sociedades que respeten la libertad y la dignidad de todos, empezando por los más pequeños y más débiles".

Para el Papa las culturas juveniles, como resultado, se convierten en "emergentes" en el sentido de que muestran una profuda necesidad, una petición de ayuda o incluso una "provocación" que no puede ser ignorada o descuidada, tanto por la sociedad civil y la comunidad eclesial.

Expresó su preocupación y la de toda la Iglesia por la denominada "emergencia educativa", que sin duda debe ser acompañada por otras "emergencias" que afectan a las diferentes dimensiones de la persona y sus relaciones fundamentales.

"Si los jóvenes no progresan más -manifestó -, si no se introducen en las dinámicas históricas su energía, su vitalidad, su capacidad de anticipar el futuro, nos encontraremos con una humanidad vuelta hacia sí misma, carente de confianza y sin mirada positiva hacia el futuro".