• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Papa deja en Seúl un mensaje de paz para las dos Coreas

El papa Francisco en su visita oficial a Corea del Sur / Foto: EFE

El papa Francisco en su visita oficial a Corea del Sur / Foto: EFE

El pontífice recordó que todos los coreanos son "hermanos y hermanas de una misma familia" e instó hoy a ambas partes de esta península dividida a "resolver sus diferencias"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco culminó hoy una histórica visita de cinco días a Corea del Sur, donde ha recibido una calurosa y multitudinaria acogida y ha lanzado repetidos mensajes a favor de la paz y la reunificación entre las dos Coreas.

El pontífice recordó que todos los coreanos son "hermanos y hermanas de una misma familia" e instó hoy a ambas partes de esta península dividida a "resolver sus diferencias" en su última misa en el país en la catedral de Myeongdong en Seúl frente a más de 1.700 asistentes.

La división entre las dos Coreas, que calificó como "dolorosa", ha sido uno de los temas a los que más se ha referido en su visita Francisco, que también se ha mostrado especialmente sensible con la tragedia del naufragio del ferri surcoreano Sewol que causo la muerte de 304 pasajeros el pasado abril.

El papa no solo invitó a sus misas a los familiares de las víctimas del hundimiento, sino que también los atendió personalmente en varias ocasiones e incluso bautizó al padre de uno de los adolescentes fallecidos en una ceremonia totalmente improvisada.

Y es que la espontaneidad, como suele ser habitual en los recorridos de Jorge Mario Bergoglio, ha marcado su viaje a Corea del Sur, en el que también dejó patente su carácter humilde al elegir como vehículo oficial un utilitario Kia Soul sin blindaje antibalas o rechazar una lujosa silla para pronunciar un discurso de pie.

Su gran baño de masas tuvo lugar el sábado, cuando beatificó a 124 mártires surcoreanos en Seúl frente a centenares de miles de personas, un día después de citarse con 6.000 jóvenes de 23 países del continente en la VI Jornada de la Juventud Asiática al oeste del país.

En su primer viaje a Asia también ha quedado claro que el continente más poblado del mundo es una "prioridad" para el papa, tal y como reconoció en Seúl el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Representantes de la Iglesia surcoreana, por su parte, destacaron hoy que existe un "amplio potencial de crecimiento" en este continente donde el número de católicos se calcula en algo menos de 140 millones, aproximadamente el 3 por ciento de la población.

En concreto, China es uno de los países donde el Vaticano busca sumar fieles en el futuro y esto quedó patente cuando Bergoglio expresó ayer su "total confianza" de que "avance sin vacilaciones" el diálogo entre la Santa Sede y los países de Asia "con los que no tiene aún una relación plena".

Previamente, en un primer gesto de acercamiento Francisco había enviado un telegrama con sus "mejores deseos" al presidente chino, Xi Jinping, y a los ciudadanos chinos poco antes de que el avión papal hacia Seúl sobrevolara por primera vez la potencia asiática, con la que no tiene relaciones desde 1951.

El obispo de Roma también lanzó un fuerte mensaje de humildad dentro de la Iglesia Católica al criticar la "hipocresía" de los religiosos que "viven como ricos" en un mensaje frente a 4.000 miembros de las comunidades religiosas surcoreanas, a las que instó a respetar el voto de pobreza.

También rompió una lanza a favor del celibato al recomendar "vigilancia y perseverancia" a los religiosos para mantener la castidad, y en sus mensajes para los ciudadanos de a pie criticó el materialismo y la "idolatría de la riqueza" en los tiempos actuales.

El viaje a Corea del Sur, país donde viven 5,4 millones de católicos y que no recibía a un papa desde 1989, también pasará a la historia por ser el primero en que Francisco leyó discursos y homilías en inglés, gesto que el portavoz del Vaticano describió como un intento de acercarse más a la gente.

Poco después de su partida, obispos surcoreanos calificaron como "un éxito" la visita de Bergoglio, que ha movilizado a centenares de miles de fieles y ha calado en toda la sociedad, aseguraron, al convertirse en el centro de atención de los medios.

"Recen por mí", fueron las últimas palabras que el papa argentino dirigió hoy a la comitiva de despedida en Seúl antes de entrar en el Boeing 777 de Korean Air que despegó rumbo al aeropuerto de Ciampino en Roma.