• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Papa Francisco oficia por primera vez 20 bodas en El Vaticano

El matrimonio más joven es un chico que nació en 1986 y una chica en 1989/ EFE

El matrimonio más joven es un chico que nació en 1986 y una chica en 1989/ EFE

Las parejas fueron elegidas por la vicaría de Roma y representan los matrimonios actuales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco celebró este domingo por primera vez la unión de veinte parejas durante una solemne ceremonia en la Basílica de San Pedro en El Vaticano, tres semanas antes de una asamblea de obispos consagrada al matrimonio y la familia.

En un ambiente de recogimiento, las parejas, algunas jóvenes y otras no tanto, rodeadas de sus familias y amigos y en presencia de numerosos fieles, escucharon al papa, vestido con una casulla roja y el semblante serio.

Para Francisco, es la primera celebración de bodas en el Vaticano, una práctica poco habitual. Los únicos precedentes conocidos se remontan a Juan Pablo II en 1994 -el Año de la Familia-, y en 2000, durante el Jubileo de las Familias.

Las parejas fueron elegidas por la vicaría de Roma y representan los matrimonios actuales: algunas ya tienen hijos, otras vivían juntas antes de la boda y algunas se conocieron en su parroquia.

El matrimonio más joven es un chico que nació en 1986 y una chica en 1989, mientras que la pareja de más edad está formada por un hombre nacido en 1958 y una mujer en 1965, según la prensa. Estos últimos son Gabriella, una madre soltera, y su prometido Guido, cuyo matrimonio anterior fue anulado por la Sacra Rota, el tribunal eclesiástico competente.

El matrimonio "no es un camino fácil, es un viaje a veces conflictivo", dijo el santo padre a las parejas. "Las disputas de pareja son normales. Se producen cada día, pero no acabéis el día sin haber hecho las paces, un pequeño gesto es suficiente", dijo Francisco.

La ceremonia interviene tres semanas antes del sínodo previsto del 5 al 19 de octubre, en el que 253 obispos, delegados y expertos del mundo entero, entre ellos 114 presidentes de conferencias episcopales, debatirán sobre los desafíos actuales de la familia y los matrimonios religiosos. La tensión sobre ese debate es palpable y la capacidad de Francisco de calmarlo es percibido como una prueba de su pontificado.

El hecho de que los divorciados que se vuelven a casar no puedan recibir la comunión centrará los debates. Algunos prelados quieren flexibilizar esa regla, pero otros se resisten, puesto que temen poner en peligro el carácter indisoluble del sacramento del matrimonio.