• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Papa Francisco: "No tenemos derecho a otro fracaso en proceso de paz para Colombia"

El papa Francisco llegó ayer a La Habana

El papa Francisco llegó ayer a La Habana

Las negociaciones de paz de La Habana, iniciadas en noviembre de 2012, buscan poner fin a un conflicto armado que ha dejado en medio siglo 220 000 muertos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco declaró este domingo en La Habana, sede de las negociaciones de paz para Colombia, que no puede haber “otro fracaso” en el camino de la paz y la reconciliación en ese país, que vive un conflicto armado interno desde hace medio siglo.

“Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”, dijo el Papa argentino al dirigir su pensamiento “ a la querida tierra de Colombia ” , en la lectura del Angelus tras la misa campal en la Plaza de la Revolución de La Habana.

“En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz”, añadió Francisco en alusión a las negociaciones entre el gobierno de ese país y la guerrilla comunista de las FARC en Cuba.

Las negociaciones de paz de La Habana, iniciadas en noviembre de 2012, buscan poner fin a un conflicto armado que ha dejado en medio siglo 220 000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han desarrollado negociaciones de paz anteriormente, la última vez a fines de los años 90 y comienzos de los 2000, pero terminaron en fracaso y se reanudaron las hostilidades.

El comandante Pastor Alape, uno de los negociadores de la guerrilla en La Habana y quien seguía las actividades del Papa en la televisión cubana, dijo que el llamado de Francisco fortalece la decisión de las FARC de alcanzar la paz.

“Este llamamiento que hace el Papa fortalece esa decisión (de lograr la paz) en cuanto al conjunto de las FARC y estamos seguros de que en el país muchos sectores están viendo con más esperanza la construcción de la paz”, declaró Alape a la AFP.

“Mantenemos el optimismo, el proceso ha logrado mucho más apoyos y no será un nuevo fracaso, será un éxito del pueblo colombiano”, agregó el jefe guerrillero.

El Papa manifestó “que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unida a aquella del Señor Jesucristo en la Cruz, sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo, incluso en esta bella Isla, para una definitiva reconciliación”.

El Papa manifestó “que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unida a aquella del Señor Jesucristo en la Cruz, sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo, incluso en esta bella Isla, para una definitiva reconciliación”.

“Y así la larga noche de dolor y de violencia, con la voluntad de todos los colombianos, se pueda transformar en un día sin ocaso de concordia, justicia, fraternidad y amor en el respeto de la institucionalidad y del derecho nacional e internacional, para que la paz sea duradera”, añadió.

Hasta ahora las partes han consensuado tres de los seis puntos de la agenda y actualmente debaten sobre reparación de las víctimas, que incluye el tema de justicia, mientras una 'subcomisión' conjunta prepara paralelamente planes para un cese al fuego definitivo.

Desde julio rige en Colombia una tregua unilateral de las FARC y el presidente Santos ordenó suspender los bombardeos a posiciones rebeldes, lo que ha permitido un desescalamiento del prolongado conflicto, el último en América.

Cuba y Noruega son países “garantes” del proceso de paz, mientras que Chile y Venezuela son “acompañantes”. Además, Estados Unidos, el secretario general de la ONU y la presidencia de UNASUR, ejercida por Uruguay, designaron emisarios que se han reunido con ambas delegaciones negociadoras en La Habana.