• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los socialistas españoles se derrumban en las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco

Ana Pastor, ha animado a los gallegos a que voten en los comicios autonómicos porque "cuando uno deposita el voto decide en buena medida el futuro de su tierra"

Ana Pastor, ha animado a los gallegos a que voten en los comicios autonómicos porque "cuando uno deposita el voto decide en buena medida el futuro de su tierra"

PNV y Bildu se convierten en las fuerzas mayoritarias en el País Vasco, mientras el PP revalida su mayoría en Galicia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy amplió hoy su mayoría absoluta en las elecciones regionales en Galicia, mientras que los nacionalistas y los independentistas se impusieron en el País Vasco.

La victoria del PP en Galicia, con Alberto Núñez Feijóo, que revalida su mandato al frente del Gobierno regional, supone un gran espaldarazo para Rajoy ya que estas elecciones eran consideradas un test para sus medidas de austeridad frente a la crisis.

El PP amplió su mayoría absoluta en la región natal de Rajoy con 41 escaños (38 en 2009), mientras que el Partido Socialista, la principal fuerza de la oposición en España, bajó a 18 diputados frente a los 25 que tenía, según resultados oficiales.

El presidente regional gallego, Alberto Nuñez Feijóo, afirmó que su objetivo principal será "la salida de la crisis" y evocó emocionado al fallecido presidente de la Xunta PP Manuel Fraga, que "fundó el partido que más se parece a Galicia".

En el País Vasco, el Parlamento estará dominado por los nacionalistas del PNV (Partido Nacionalista Vasco, centroderecha), que logró 27 escaños, y los independentistas de EH Bildu, que irrumpieron con fuerza con 21 diputados, con lo que ambas fuerzas suman 48 de los 75 escaños de la cámara regional.

La ajustada vitoria del PNV, con Íñigo Urkullu al frente, le obligará a buscar pactos con otras fuerzas ya que quedó lejos de la mayoría absoluta, establecida en 38 escaños.

Tras proclamar su victoria, Urkullu anunció que buscará a partir de mañana "la fórmula" para liderar el próximo Gobierno vasco, para lo que ofreció diálogo y acuerdos a todos los partidos para "un nuevo proyecto compartido".

Estas elecciones son las primeras que se celebran en el País Vasco después de que la organización terrorista ETA anunciara el 20 de octubre de 2011 el cese definitivo de su actividad armada.

Los presos de la banda terrorista pidieron en vísperas de estas elecciones el voto para EH Bildu, que se presentó a los comicios regionales por primera vez aglutinando a fuerzas partidarias de la independencia del País Vasco.

El PNV aparcó sus reivindicaciones soberanistas para concentrarse en esta campaña electoral en la crisis económica.

Sobre la campaña electoral vasca planeó la propuesta del presidente regional de Cataluña, Artur Mas, quien adelantó dos años las elecciones autonómicas al próximo 25 de noviembre con el fin de abrir un proceso para que los catalanes decidan en la próxima legislatura el estatus de su relación con España.

Los resultados de los comicios vascos reflejan también un descenso en esa región del PP, con 10 escaños frente a los 13 de 2009.

Las elecciones en Galicia y el País Vasco confirmaron el desplome del Partido Socialista en ambas comunidades autónomas tras haber sufrido un gran descalabro en las elecciones generales celebradas en España el pasado 20 de noviembre.

En el País Vasco, donde gobernaron desde 2009 con Patxi López al frente y el apoyo del Partido Popular, perdieron nueve escaños al pasar de 25 a 16 diputados.

En Galicia bajaron a 18 diputados, frente a los 25 de los anteriores comicios.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, que sucedió como secretario general a José Luis Rodríguez Zapatero, solo gobernará dos comunidades autónomas de las 17 que forman el Estado español, Andalucía y Asturias.

La pérdida del Gobierno en el País Vasco y los malos resultados en Galicia son un nuevo y fuerte revés que puede abrir el debate interno sobre el liderazgo socialista.

La "número dos" del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, contrapuso el "magnífico" resultado de su partido en Galicia, donde consideró que ha sido reconocida la política "seria" del Gobierno, y los malos resultados de los socialistas que reflejan en su opinión una "fractura" interna.

Varios dirigentes socialistas reconocieron el mal resultado de su partido en las dos elecciones.

Sin embargo, el secretario de Organización del PSOE, Oscar López, advirtió que sería "un grave error" que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se sintiera avalado por el triunfo en Galicia para continuar con la política de recortes