• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Opositores cubanos y venezolanos denunciaron abusos ante Congreso de EEUU

Congreso de Estados Unidos

Congreso de Estados Unidos

“El plan es garantizar la continuidad del autoritarismo con la connivencia de la comunidad internacional” y procurar un futuro dictatorial “a la próxima generación de Castros”, insistió un opositor cubano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Opositores cubanos y venezolanos denunciaron hoy ante un grupo de legisladores de la Cámara de Representantes las violaciones a los derechos humanos que aseguran se están produciendo en ambos países latinoamericanos.

Durante una audiencia del subcomité de Asuntos para Latinoamérica de la Cámara Baja, los congresistas abordaron tanto la situación en Cuba tras el aperturismo de Estados Unidos hacia la isla, como las tensiones entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana a apenas un mes de los comicios legislativos.

En su intervención, el reverendo cubano Mario Félix Lleonart Barroso aseguró que tanto el presidente ruso, Vladimir Putin, como su homólogo cubano, Raúl Castro, “se están riendo de EEUU” ante el paso aperturista de Washington hacia La Habana que comenzó en diciembre del pasado año.

Además, el pastor de la Iglesia bautista denunció ante los congresistas “la continúa violación” de los derechos humanos en la isla, especialmente, en su caso, en materia de libertad religiosa y acusó a las autoridades cubanas de tratarlo como un “narcotraficante” cada vez que entra y sale del país.

Por su parte, el también disidente Antonio Rodiles, subrayó ante los congresistas que Cuba continúa siendo “una dictadura militarizada” que lejos de pretender abrir caminos al libre comercio, pretende aprovecharse del aperturismo para enriquecer al propio régimen.

“El plan es garantizar la continuidad del autoritarismo con la connivencia de la comunidad internacional” y procurar un futuro dictatorial “a la próxima generación de Castros”, insistió el disidente cubano.

Sylvia Iriondo, presidenta de la asociación Madres y Mujeres contra la Represión en Cuba, reiteró que a los ciudadanos cubanos se les siguen negando los derechos humanos fundamentales y consideró equivocada la nueva política estadounidense hacia la isla.

Iriondo protagonizó un tenso intercambio con el congresista demócrata Alan Grayson, quien le preguntó si a su parecer el embargo estadounidense hacia Cuba durante los últimos 50 años había tenido un efecto positivo a favor de los derechos de sus ciudadanos y en su búsqueda de la democracia.

La segunda parte de la audiencia fue protagonizada por los opositores venezolanos, y en ella Adriana López, la hermana del opositor encarcelado Leopoldo López, pidió a Estados Unidos que ayude a supervisar los derechos de los presos políticos en Venezuela, para garantizar que no sean tratados como “terroristas”.

López acusó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro de tener preso a su hermano sin concederle unos derechos mínimos, como el acceso a la lectura o a un tiempo limitado en el exterior de su celda de aislamiento.

En este sentido, la hermana del opositor venezolano explicó que la comunidad internacional, y en concreto el Gobierno de Estados Unidos, deben presionar para lograr que los prisioneros políticos puedan también acceder a un apoyo psicológico en su confinamiento, como el que podrían proporcionar organizaciones como la Cruz Roja.

Leopoldo López, quien lleva más de un año en prisión, fue condenado recientemente a casi 14 de años de prisión tras ser declarado responsable de la violencia desatada durante una marcha antigubernamental a principios de febrero de 2014.

Preguntada por los legisladores por la posibilidad de que Venezuela lleve a cabo este diciembre unas elecciones legislativas libres, López fue muy clara: “Es imposible que lo sean si los políticos de la oposición, como mi hermano, están en la cárcel”.

Durante la audiencia, ante la que también testificó el disidente venezolano Carlos Vecchio y la periodista Ibeyise Pacheco, los testigos instaron al Congreso a continuar trabajando con otros gobiernos de la región para “defender la democracia en Venezuela”.

Vecchio, quien fue sacado de las listas al Parlamento por las autoridades electorales venezolanas, pidió además a los legisladores estadounidenses que presionen para que observadores independientes estén presentes durante los comicios, especialmente en los lugares donde se estima que la oposición puede ganar al oficialismo.

“Estas elecciones son particularmente importantes porque los jueces del Tribunal Supremo están elegidos por la Asamblea”, apuntó el abogado, en referencia a la falta de independencia judicial que según la oposición sufre el país caribeño.

Asimismo, Vecchio llamó al Gobierno de Estados Unidos a aprobar una legislación que provea de asilo político a los venezolanos opositores que, afirmó, están siendo perseguidos por el Gobierno de Maduro.