• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Opositores al matrimonio gay en Francia alzaron el tono de su protesta

Manifestación a favor del matrimonio homosexual / AFP

Oposición al matrimonio homosexual en Francia / AFP

Las acciones de protesta en los domicilios de ministros, acosados en actos públicos, las manifestaciones no autorizadas o el incremento de la actividad en las redes sociales han mantenido el nivel alto de la oposición a un texto cuyo debate ha marcado la actividad política reciente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los opositores al matrimonio homosexual en Francia han elevado el tono de su protesta cuando el texto entra en su recta final con el inicio hoy del trámite parlamentario que desembocará en su adopción definitiva el 23 de abril.

Las acciones de protesta en los domicilios de ministros, acosados en actos públicos, las manifestaciones no autorizadas o el incremento de la actividad en las redes sociales han mantenido el nivel alto de la oposición a un texto cuyo debate ha marcado la actividad política reciente.

El ministro del Interior, Manuel Valls, tuvo que ser escoltado por antidisturbios anoche a la salida de un concierto donde le esperaba un grupo de opositores al matrimonio homosexual.

Además, la policía detuvo a 67 militantes a las puertas de la Asamblea Nacional cuando trataban de instalar un campamento de protesta.

Una periodista favorable al matrimonio homosexual fue agredida en Nantes el pasado sábado.

Todas estas situaciones coinciden con la mayor presencia entre los opositores a esta ley de grupos de extrema derecha o ultracatólicos, con un lenguaje más violento que en las semanas precedentes.

Las asociaciones de homosexuales denuncian un incremento "de hasta cuatro veces" de las llamadas a sus teléfonos de ayuda, "sinónimo del clima de homofobia que se ha instalado en torno al debate sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo", indicó a Efe el presidente del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales), Nicolas Gaugin.

"Las declaraciones de los políticos de la derecha no son ajenas a la violencia que hay en el ambiente. Cuando escuchas hablar de 'guerra civil' o de 'derramamiento de sangre', te explicas que haya este incremento de acciones violentas", afirma el responsable de la Federación LGBT.

Gaugin hizo un llamamiento a la "responsabilidad" de los políticos conservadores, particularmente combativos en su lucha contra el proyecto que legaliza los matrimonios homosexuales, una de las promesas electorales del presidente, François Hollande.

Desde el otro lado, el colectivo "Manif pour tous", que se ha convertido en la cabeza visible de la oposición al matrimonio homosexual, asegura que sus reivindicaciones son pacíficas y se desvincula de los actos violentos.

Además, acusan al Ejecutivo de tratar de dar de ellos una imagen falsa.

"Ni somos homófobos, ni llamamos a la violencia", señala un portavoz de este grupo, que reivindica su derecho a "oponerse a una ley que crea mucha controversia en el país".

Insisten en que su lucha, "siempre pacífica", proseguirá incluso si el Gobierno persiste en no retirar el texto, aunque entienden "que la gente se enfade cuando no son escuchados".

Por el momento, han convocado una gran manifestación para el próximo domingo en París, la tercera tras las dos en las que afirmaron reunir a más de un millón de personas, cifras que la policía rebaja a unas 300.000.

Una nueva manifestación puede ser convocada para el próximo día 23, en el que está previsto que los diputados voten de forma definitiva el texto, lo que marcaría su entrada en vigor.

La ley, aprobada por los senadores el pasado viernes, llega hoy a la Asamblea Nacional, que la estudiará en segunda lectura durante 25 horas de debate, la mitad de las que solicitaba la oposición.

"Es una provocación", indica el presidente del grupo parlamentario de la conservadora UMP, Christian Jacob, que acusa al Gobierno de dar "un golpe de Estado parlamentario" para evitar el debate sobre "una ley que cada vez menos franceses aprueban".

Todo lo contrario que opinan los socialistas, que han decidido acelerar el debate parlamentario "sobre un texto que aprueban diputados, senadores y una mayoría de franceses", según su portavoz parlamentario, Bruno Le Roux.

Si, como está previsto, los diputados adoptan la ley, la oposición conservadora acudirá al Consejo Constitucional, mientras la asociación "Manif pour tous" anuncia nuevas manifestaciones "hasta hacer cambiar al Gobierno de opinión".

El 5 de mayo, en vísperas del primer aniversario de la elección de Hollande, habrá otro acto de protesta, y el 26 de mayo, día de la madre, volverán a protestar contra una ley que, según ellos, "destruye a la familia".

El presidente de LGBT, por su parte, espera que la aprobación del texto "devuelva la calma" y que, "como ha sucedido en otros países, una vez que se celebren las primeras bodas homosexuales todo el mundo entienda que no hay ningún peligro".