• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Oposición podría acudir al Consejo de Seguridad

Los casos de tortura documentados por el Foro Penal pueden ser llevados a instancias internacionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más allá de las fórmulas de diálogo que pueda intentar con el gobierno, la oposición venezolana dispone de un mecanismo que le permitiría llevar sus denuncias sobre la crisis que vive el país ante la máxima instancia de la institucionalidad internacional: el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Para ello, bastaría invocar en ese órgano la llamada Fórmula Arria, un mecanismo diplomático para facilitar el diálogo en situaciones de conflicto.

Desde hace 22 años grupos opositores han sido escuchados por los representantes de las 15 naciones que integran el Consejo de Seguridad, gracias a este mecanismo informal en el que se pueden expresar declaraciones sin que sean documentadas, pero que a la vez permite tener un diálogo franco con opositores, perseguidos políticos y personas que usualmente serían silenciadas en sus países por gobiernos poco democráticos.

La Fórmula Arria designada en honor a su creador, Diego Arria, comenzó con la invitación del diplomático venezolano a los embajadores que integraban el Consejo de Seguridad en marzo de 1992 a tomar un café en la sala de delegados y escuchar la historia del sacerdote Jozo Zovko de Bosnia y luego del presidente Alija Izetbegović de Bosnia Herzegovina, al inicio del conflicto de los Balcanes.

Desde entonces, el procedimiento ha sido replicado en múltiples ocasiones con resultados variados, pero usualmente favorables y que han contribuido al fin de regímenes dictatoriales y autocráticos y el establecimiento de transición hacia la democracia. Entre los casos más famosos, además del de la antigua Yugoslavia, está el de Sudáfrica, donde ayudó en la fase final del proceso del apartheid y a la transición del régimen racista a la democracia. Yaser Arafat y Nelson Mandela expusieron sus argumentos ante la cúpula política del mundo con este mecanismo.

El embajador Arria declaró: “El valor de la fórmula, es que es flexible. Empezamos con jefes de Estado y hemos incluido organizaciones no gubernamentales”.

Invitación. Señaló que cualquier persona que sea invitada por alguna nación miembro de Consejo de Seguridad puede ser escuchada. “Sólo uno de los 15 puede convocar la fórmula. Pero los países que no están representados en esa instancia saben que tienen una ventana extraordinaria y buscan ser convocados y que se logre un efecto”.

Consideró que en Venezuela la oposición venezolana ha debido instar a que se emplee la fórmula desde hace ya mucho tiempo. “Se debe reclamar acciones inmediatas para que este gobierno criminal no siga torturando, enfrentar al gobierno que comete delitos de tortura y crímenes de lesa humanidad”, concluyó.