• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Oposición brasileña asegura que unirá fuerzas contra Rousseff

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff / Reuters

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff / Reuters

La mandataria, una izquierdista pragmática, no ha anunciado oficialmente su candidatura para la reelección en el 2014, pero actualmente encabeza las encuestas con un amplio margen

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos de los líderes opositores más populares en Brasil unirán fuerzas el sábado, dijo a Reuters una fuente partidaria, en una inesperada alianza que podría significar un gran desafío para la presidenta Dilma Rousseff en las elecciones del próximo año.

Marina Silva, una ex ministra de medio ambiente quien aparece segunda en las encuestas para los comicios del año próximo, anunciará que se unirá con el gobernador del estado de Pernambuco, Eduardo Campos, del Partido PSB, dijo una fuente bajo condición de anonimato.

No está decidido cuál será el candidato presidencial, comentó la fuente. Varios medios locales, entre ellos el periódico Folha de S.Paulo, dijeron que posiblemente fuera Campos con Silva como su vicepresidenta.

Silva dijo en su cuenta de Twitter que realizará una conferencia de prensa más tarde el sábado.

Así, la alianza crea una alternativa de centroizquierda a Rousseff que parece bien posicionada para aprovechar el creciente descontento entre la elite empresarial sobre la estancada economía, y de la gente tras una ola de protestas callejeras contra el Gobierno en junio.

Rousseff, una izquierdista pragmática, no ha anunciado oficialmente su candidatura para la reelección en el 2014, pero actualmente encabeza las encuestas con un amplio margen.

La presidenta mantiene el respaldo de los pobres del país, gracias a un desempleo casi en mínimos históricos y el éxito de su partido en reducir la pobreza en la última década.

Silva, quien creció en la pobreza en la Amazonia y trabajó como criada antes de graduarse de la universidad, es muy popular entre los jóvenes brasileños, los votantes ambientalistas y los cristianos evangélicos.

Logró un tercer lugar en las elecciones presidenciales del 2010 con el Partido Verde, y desde las protestas de junio ha subido en las encuestas.

Sin embargo, su intento por crear un nuevo partido político fracasó esta semana debido a tecnicismos legales.

El PSB le ofrece a Silva un partido organizado y financiado que está relativamente distanciado de las acusaciones de corrupción que han plagado a otros grupos políticos, entre ellos el Partido de los Trabajadores de Rousseff, en los últimos años.

Algunos políticos han dicho en privado que Silva, quien ha sufrido de problemas de salud durante varios años, parecía más cómoda en un rol de "segunda" que le permitiría seguir sus pasiones, como temas ambientales, sin preocuparse de otros temas como la economía.

Campos es respetado por los líderes empresariales y su partido era parte de la coalición gobernante hasta unos meses atrás. Se apartó de la alianza tras criticar a Rousseff por su excesiva intervención en la economía brasileña, que ha enfrentado un lento crecimiento desde que la presidenta asumió el cargo a comienzos del 2011.

Campos ha registrado porcentajes de un dígito para las próximas elecciones, pero una alianza con Silva podría impulsar su nombre y credibilidad entre muchos votantes.

David Fleischer, analista político en Brasilia, dijo que creía que Campos sería el candidato presidencial del PBS. Añadió que una alianza con Silva sería "interesante" para muchos votantes y podría ser lo suficientemente poderosa para llevar las elecciones a una segunda vuelta.

Hasta el sábado, la mayoría de los observadores políticos esperaban que Silva se uniera a un partido pequeño y prácticamente nadie había previsto que se aliara con Campos.