• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Oleada de refugiados sirios puede desestabilizar Oriente Medio

"La situación en Siria es una de las más complejas y peligrosas en el mundo, y la crisis humanitaria que más rápido se está deteriorando del planeta", afirmó el coordinador de Acnur

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El coordinador del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para la situación de Siria, Panos Moumtzis, advirtió hoy sobre el peligro de extensión de la inestabilidad del país árabe a todo Oriente Medio si no se halla una situación política al conflicto y continúa aumentando el flujo de refugiados a los países vecinos.

"La situación en Siria es una de las más complejas y peligrosas en el mundo, y la crisis humanitaria que más rápido se está deteriorando del planeta", afirmó durante una rueda de prensa en Atenas.

El responsable de coordinar la acción humanitaria de la ONU en la región explicó que uno de cada cuatro sirios ha sido desplazado de sus hogares y que 1,3 millones de sirios han huido de su país en el último año, convirtiéndose en refugiados.

"Nuestra preocupación es que la situación humanitaria se convierta en explosiva en las próximas semanas o meses", aseguró Moumtzis, añadiendo que su agencia se prepara para "un nuevo empeoramiento" de la situación, dado que "no hay una solución política en el horizonte".

Uno de los mayores temores es que esta oleada de refugiados contribuya a desestabilizar a los países vecinos, especialmente los más frágiles, como Líbano, Jordania o Irak.

En Líbano hay actualmente 417.827 refugiados registrados por ACNUR, aunque el Gobierno de Beirut eleva esta cifra a un millón, que se halla esparcido por todo el país dada la inexistencia de campamentos de refugiados.

"Tememos que la inseguridad existente en Siria pueda terminar por engullir a un ya de por sí frágil Líbano", dijo Moumtzis.

En Jordania han encontrado refugio al menos 432.000 sirios -lo que supone el 10 % de la población- a pesar de las "dificultades económicas, el alto desempleo y el alza de precios" que soporta ese estado.

Otro caso es Irak, donde se encuentran más de 130.000 refugiados sirios y cuya frontera continúan cruzando ilegalmente los que escapan del conflicto en Siria a pesar de que el Gobierno de Bagdad ordenó en octubre cerrar los puntos de paso.

"Quién hubiese imaginado que los refugiados sirios cruzarían a Irak, un país aún afectado por la inseguridad, cuando hasta hace dos años era Siria la que acogía a refugiados iraquíes, algunos de los cuales aún permanecen en territorio sirio", manifestó.

Moumtzis alertó a la comunidad internacional para que "esté preparada para encontrarse con consecuencias impredecibles en caso de que la situación de Siria lleve a una explosión en Oriente Medio" incendiando "crisis persistentes en los países cercanos".

En Líbano, la fractura político-religiosa está tomando de nuevo un cariz violento con los enfrentamientos entre Hizbulá y partidarios de los rebeldes sirios; en Turquía, donde hay unos 400.000 refugiados sirios, el Gobierno se esfuerza en poner fin al conflicto kurdo para evitar la extensión de la guerra de su vecino del sur (en el que los kurdos son un actor más), y en Irak la luchas sectarias se cobran vidas cada semana.

Además, el eterno conflicto israelo-palestino sigue pendiente de resolución, mientras los refugiados palestinos se hallan en situación de incertidumbre en Jordania, Líbano y la propia Siria.

"Lo que está sucediendo en Siria hoy corre el riesgo de una rápida escalada hacia un desastre que podía superar la capacidad de respuesta internacional en términos políticos, de seguridad y humanitarios", avisó Moumtzis.

El representante de ACNUR denunció que de los 1.000 millones de dólares prometidos por los estados donantes para ayudar a los estados vecinos de Siria a dar cobijo a los refugiados sólo se han entregado 300, a pesar de que el flujo de refugiados es ya de un 120 % sobre el previsto, lo que está dificultando la asistencia humanitaria.

Además, recordó que el 48 % de estos refugiados son niños y que la mayoría desea regresar a Siria tan pronto como la situación se estabilice en su país.

Por ello instó a los países vecinos de Siria a mantener abiertas sus fronteras y a la comunidad internacional a hallar una solución política que detenga la sangría en la República Árabe.

En este sentido, un representante del Ministerio de Orden Público de Grecia anunció que se ha emitido una circular ordenando poner fin a la detención y procesos de expulsión pendientes para ciudadanos sirios que entraron de manera irregular en el país.