• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Observación “contribuye a disuadir el fraude electoral”

"La observación internacional no interfiere en la manera como se conduce una elección ni valida los resultados", dijo Aude Maio Coliche | Foto Cortesía Diariocontraste.com

"La observación internacional no interfiere en la manera como se conduce una elección ni valida los resultados", dijo Aude Maio Coliche | Foto Cortesía Diariocontraste.com

La embajadora de la Unión Europea en Venezuela, Aude Maio Coliche, dijo que “solo los electores podrán determinar la legitimidad de un proceso comicial”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el año 2000, la Unión Europea brinda el servicio de Observación Internacional Electoral a los países que lo soliciten, y aunque el representante venezolano para derechos humanos, Germán Saltrón, señaló el lunes que este organismo "puede ir también, cómo no" a las parlamentarias del 6 de diciembre, la realidad es que ni esta asociación ni la OEA han sido convocados. Estos organismos no participan en comicios venezolanos desde 2006.

La embajadora de la UE en Venezuela, Aude Maio Coliche, destacó que a pesar de las solicitudes que llegan al organismo para participar en estas elecciones –por redes sociales y de la alta representante Federica Mogherini– el gobierno no los ha llamado. Agregó que solo podrían enviar una misión de observación electoral si reciben “una invitación escrita con antelación suficiente a la elección”.

Para las parlamentarias, además de la Unión Europea, no vendrán la Organización de Estados Americanos, el Centro Carter ni la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

—¿Es importante la observación internacional en los procesos electorales?
—La observación internacional facilita la evaluación exhaustiva, independiente e imparcial de un proceso electoral. Al aumentar la transparencia y responsabilidad la observación puede promover la confianza pública  y estimular la participación. Este hecho, a su vez, puede mitigar la potencial conflictividad de tipo electoral y fortalecer la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho en un determinado país.

—¿Es una injerencia?
—La observación internacional no interfiere en la manera como se conduce una elección ni valida los resultados. Solo las instituciones nacionales y, en última instancia, los electores podrán determinar la credibilidad y legitimidad de un proceso electoral. Los observadores de las misiones de observación internacional han suscrito la llamada Declaración de Principios para la Observación Electoral Internacional y se han comprometido a seguir los estándares más altos en la materia. La Unión Europea también la ha firmado y todos sus observadores están obligados a suscribir un código de conducta en el que se comprometen a respetar la estricta imparcialidad sobre el proceso comicial del país.

—¿Las misiones han sido cruciales en otras elecciones?
—La observación electoral puede dar en muchos casos un apoyo crucial. Por ejemplo, la Unión Europea observó las primeras elecciones después del fin del régimen de apartheid en 1994 en Suráfrica, que fue el comienzo para este país de su democratización y consolidación de su Estado de Derecho. También se envió una misión de observación a las primeras elecciones democráticas en Indonesia en 1999 y al referéndum de independencia en 2011 en Sudán del Sur. La UE también observó los primeros comicios democráticos en Túnez en 2011. Todas han representado para estos países etapas cruciales de su transición hacia la democracia y han tenido un impacto importante para el resto del mundo. 

—¿Estas misiones podrían llegar a responder a los intereses de un gobierno?
—Antes de desplegar una misión de observación de la UE enviamos una misión exploratoria al país, unos cuatro meses antes de las elecciones, que evalúa si una misión de observación electoral sería útil, factible y recomendable. Es decir, analiza si su presencia podría dar una contribución positiva, si contribuiría a disuadir el fraude y la violencia electoral y, muy importante, si existe interés y apoyo de todas las partes interesadas en las elecciones, incluidas las autoridades gubernamentales, los partidos políticos, la sociedad civil y la comunidad internacional en general. En el caso de que haya riesgo de que esta presencia responda solo a los intereses de un gobierno y no haya aceptación de la sociedad en general y de los partidos políticos no se considera positivo el envío de una misión de observación.

—¿Qué opina sobre la negativa del gobierno venezolano de aceptar la observación en las parlamentarias del 6-D?
—El Estado venezolano puede decidir en su soberanía si solicita a la Unión Europea o a la OEA observación internacional. La UE solo envía misiones a aquellos países de los que ha recibido una invitación escrita con antelación suficiente a la elección.