• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama vaticinó que 2014 traerá un "gran avance" para EE UU

El presidente Barack Obama / AFP

El presidente Barack Obama / AFP

"Nos encaminamos hacia el próximo año con una economía que es más fuerte que el pasado año, y creo firmemente que puede ser un año de repunte para EE UU", anunció el mandatario estadounidense

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de un año lleno de "frustraciones", el presidente de EE UU, Barack Obama, vaticinó hoy que 2014 traerá un gran avance para el país, especialmente en lo económico, y abrió la puerta a un cambio en los polémicos sistemas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Poco antes de partir para sus vacaciones navideñas en Hawai, el presidente compareció ante los medios de comunicación para subrayar, lo primero de todo, la mejora de los indicadores económicos.

"Nos encaminamos hacia el próximo año con una economía que es más fuerte que el pasado año, y creo firmemente que puede ser un año de repunte para EE UU", anunció.

La economía estadounidense registró entre julio y septiembre un ritmo anual de crecimiento del 4,1 %, el mayor desde 2011, el desempleo ha ido descendiendo paulatinamente hasta cerrar noviembre en el 7 %, mientras las bolsas sigue registrando máximos.

La recuperación económica ha salvado el balance de un año, el primero de su segundo mandato, que ha visto un cierre parcial de la Administración federal, la indignación dentro y fuera de las fronteras por el espionaje masivo de la NSA, y el fallido estreno online de la reforma sanitaria, entre otros contratiempos.

Como consecuencia de ello, el presidente registra un 41 % de aprobación, el nivel más bajo desde que accedió al cargo.

Obama minimizó este dato: "Si me preocuparan las encuestas, no habría dejado de ser senador, porque tenía entonces un 70 % de apoyo", ironizó.

El presidente no tuvo más remedio que reconocer que el principal error del año transcurrido había sido el fallido lanzamiento de la pagina web para la contratación en línea de los nuevos seguros médicos, una parte fundamental de la reforma sanitaria, y que se ha topado con numerosos problemas técnicos desde octubre.

"La fastidiamos con la página web", afirmó con franqueza, aunque luego matizó que el número de personas que han contratado seguros médicos a través del portal ha crecido en las últimas semanas, lo que demuestra que "el producto es bueno".

Obama no dejó pasar la oportunidad para insistir en que la reforma integral del sistema migratorio es "la legislación más importante" que quiere "ver aprobada este próximo año".

Como era de esperar, el nombre de Edward Snowden, exanalista de la CIA y responsable de las filtraciones sobre los programas de espionaje masivo de la NSA, volvió a ser mencionado en la sala de prensa de la Casa Blanca.

El presidente estadounidense eludió responder a la pregunta de si el Gobierno negociará una amnistía para él, con el fin de que deje de filtrar documentos comprometedores.

Admitió, no obstante, que es necesario un debate sobre los límites del espionaje y el respeto a la privacidad, pero dejó claro que la manera en que se ha comportado Snowden ha causado "daños innecesario" al país y ha afectado a las "capacidades de inteligencia y a la diplomacia" de EE UU.

A diferencia de otros que simpatizan con Snowden, "Estados Unidos es un país que respeta el imperio de la ley, la privacidad, los derechos civiles y la Constitución", aseguró Obama, en una alusión indirecta a Rusia, el país donde se ha refugiado Snowden.

El presidente se mostró abierto a remodelar los polémicos sistemas de recolección de datos de la NSA para "ofrecer a los ciudadanos más confianza" y "equilibrar" las necesidades de inteligencia y el respeto de la privacidad.

Obama afirmó que tiene intención de hacer pública una declaración definitiva en enero una vez haya estudiado las recomendaciones formuladas por el comité independiente sobre los programas de espionaje masivo.

"Simplemente porque podamos hacer algo no quiere decir que necesariamente debamos hacerlo (...) Puede que tengamos que refinar más (estos programas de inteligencia)", argumentó.

En política exterior, el presidente estadounidense solo fue preguntado por el reciente acuerdo temporal alcanzado para reducir la capacidad nuclear de Irán.

Obama defendió el acuerdo y rechazó que sean necesarias "nuevas sanciones" contra Irán, como pretende un grupo de senadores.

Aunque el mandatario indicó que "2014 debe ser un año de acción", lo cierto es que el panorama no está ni mucho menos despejado.

El próximo febrero volverá a plantearse la necesidad de que el Congreso renueve la autorización al Tesoro para que pueda superar el techo de endeudamiento y en noviembre se celebrarán elecciones legislativas que se anuncian muy reñidas, por lo que la actual tregua presupuestaria entre republicanos y demócratas será muy breve.