• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama refuerza a su base de apoyo pero persisten dudas sobre los indecisos

El presidente de EEUU, Barack Obama

El presidente de EEUU, Barack Obama

El presidente destacó los aciertos de su gestión en política exterior. Expertos afirman que Mitt Romney dejó buenas sensaciones, entre ellas la idea de que maneja la temática

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La jornada de debates en la campaña electoral en Estados Unidos se cerró el lunes con el último de los 3 que protagonizaron el presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney. Encuestas dieron como ganador al mandatario, que mostró su experiencia en política exterior, lo que, según expertos, le permitió fortalecer su base de apoyo aun-que no queda claro si atrajo a independientes, claves en los comicios del 6 de noviembre.

Los contendores mostraron en 90 minutos sus cualidades para ser comandante en je-fe. Abordaron temas como Irán, la crisis en Siria y el rol de Washington, el atentado co-ntra su embajada en Libia y las relaciones diplomáticas y comerciales con China.

Obama destacó sus logros como el fin de la guerra en Irak, la muerte de Osama bin Laden y el cronograma de retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán. Dijo que su contendor había cambiado de opinión, para transmitir la idea de que busca votos. “Cri-ticó declaraciones de su rival y reafirmó principios de su acción. Se vio más agresivo”, se-ñaló David Nice, profesor de la Universidad Estatal de Washington.

“Estuvo muy agresivo, posición tomada usualmente por el retador. Lució nervioso y en momentos irritado. Eso ayudó a fortalecer a sus seguidores, pero no creo que a los inde-cisos”, dijo John Johannes, profesor de la Universidad Villanova.

 “Intercambió roles con su oponente; trató de confundirlo y hostigarlo en una confronta-ción directa. Fue asertivo y ganó puntos con los demócratas, pero no sé si lo hizo con los independientes”, alertó Timothy Kneeland, profesor del Nazareth College.

“Fue agresivo, casi en sentido defensivo. Lució fuerte y defendió sus ideas”, comentó Jim Campbell, profesor del College de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo.

Romney trató de mostrar que la política exterior del país era débil, razón por la cual Washington había perdido liderazgo en el mundo. “Intentó describir al presidente como un líder débil. Eso parece agradar a republicanos”, expresó Nice.

“Necesitaba evidenciar los agujeros en el discurso del presidente. Fue eficaz transmi-tiendo las dudas sobre la influencia del país en el mundo, los problemas de la primavera árabe y China”, señaló Kneeland.

“Transmitió la sensación de que conoce el tema. Pareció prudente y cuidadoso”, dijo Campbell.

Se percibió que no había diferencias en la política exterior entre los contendores. “Difie-ren en los gastos, pero no en mucho más. Ambos intentaron retratar al otro como distinto pero no funcionó; la política exterior y la de seguridad de Estados Unidos no se puede cambiar fácilmente, se hereda”, remató Johannes.

Mirada. Los ausentes del debate fueron Europa y América Latina. Solo Romney men-cionó a esta última región para decir que estrecharían sus vínculos comerciales y destacó que Obama había querido dialogar con Hugo Chávez  o los Castro, como muestra de su supuesta debilidad.

“Se centró la atención en las crisis más inmediatas y se pasó por alto temas menos dramáticos pero importantes”, precisó Nice.

En dos ocasiones se desvió el tema hacia la economía. La primera vez lo hizo Rom-ney, al decir que si no se generaban empleos no se podía recuperar el liderazgo de Esta-dos Unidos. La segunda la introdujo Obama cuando habló de educación.

“La gran preocupación de los estadounidenses es el trabajo. Meterlo en el careo ayuda a asegurar los sufragios de los preocupados por su seguridad”, explicó Kneeland.

No queda claro la influencia que esto tendrá en la votación.