• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama presentó presupuesto 2016 menos austero y con más impuestos

Barack Obama durante el discurso del Estado de la Unión, en 2015 | Foto: AP

Foto: AP

El proyecto de Obama para el año fiscal 2016 establece un gasto de 3,99 billones de dólares y unos ingresos de 3,53 billones, con un pronóstico de déficit de 474.000 millones de dólares.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, presentó ayer un presupuesto de casi 4 billones de dólares para el año fiscal 2016, menos austero que los anteriores, particularmente en defensa, y con aumentos fiscales para los más ricos y las corporaciones, rechazados de antemano por los republicanos.

“Quiero trabajar con el Congreso para reemplazar la austeridad sin sentido con inversiones inteligentes que fortalezcan a Estados Unidos. Y podemos hacerlo de una forma fiscalmente responsable”, afirmó Obama en un breve discurso desde la sede del Departamento de Seguridad Nacional en Washington.

Desde hace años el proyecto presupuestario anual de Obama se queda en una mera declaración de intenciones y todo apunta a que esta vez ocurrirá lo mismo, dado que los republicanos controlan desde este mes las dos cámaras del Congreso y ya han expresado su oposición al plan del presidente.

El proyecto de Obama para el año fiscal 2016, que comenzará el 1° de octubre, establece un gasto de 3,99 billones de dólares y unos ingresos de 3,53 billones, con un pronóstico de déficit de 474.000 millones de dólares.

La propuesta del presidente estadounidense representa un aumento del gasto público de 7 % sobre los niveles fijados por los recortes automáticos, que entraron en vigor en marzo de 2013 para reducir el déficit.

De acuerdo con Obama, su plan presupuestario se financiará completamente a través de “una combinación de recortes de gastos inteligentes y reformas fiscales”.

Desde hace años, Obama persigue una reforma tributaria que permita “cerrar lagunas fiscales” que benefician a 1% de los estadounidenses más ricos y, además, ahora propone un impuesto obligatorio de 14% sobre los beneficios que las compañías del país obtienen en el extranjero, que se elevaría a 19% para ganancias futuras.