• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama: “No podemos aceptar que inocentes mueran por el uso de gases”

El presidente de EE UU, Barack Obama / Reuters

El presidente de EE UU, Barack Obama / Reuters

Estados Unidos afirmó tener pruebas de que el régimen de Al Assad es responsable del bombardeo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó ayer que aún no ha tomado una decisión final sobre una eventual acción militar contra Siria para castigar al régimen de Bashar al Assad, al que acusa de usar armas químicas contra población civil. "Tengo a mi equipo y asesores militares analizando un amplio abanico de opciones. Hemos estado en conversaciones con todas las partes interesadas", dijo. Añadió que en ningún caso su Gobierno considera la posibilidad de acciones militares que impliquen tropas en el terreno o una campaña de largo plazo, pero está analizando la posibilidad de una acción puntual.

Consideró que el ataque con armas químicas contra población civil es un desafío para el mundo. "No podemos aceptar un mundo en el que mujeres, niños y civiles inocentes mueran por el uso de gases en una escala terrible", expresó el mandatario, quien también fustigó la incapacidad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para actuar en el caso de Siria.

Denuncias.
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, fue el encargado de hacer la denuncia públicamente asegurando que el gobierno estadounidense dispone de numerosas pruebas -fotos, conversaciones de funcionarios del régimen, vídeos, declaraciones de testigos, informes médicos y de organizaciones no gubernamentales, datos de servicios de espionaje- lo suficientemente concluyentes para obligar a la comunidad internacional a dar una respuesta y tomar acciones con el objetivo de dejar claro a Al Assad que sus acciones son intolerables y traerán consecuencias.
Señaló que algunas de las pruebas no pueden ser expuestas al público por razones de seguridad. Hizo hincapié en que la denuncia va dirigida, no sólo al régimen de Al Assad sino a otros países, entre los que mencionó a Irán, Corea del Norte y al grupo Hezbolá, para advertir que el uso de armamento de destrucción masiva no quedará impune.
"Sabemos desde dónde fueron lanzados los cohetes y a qué hora, sabemos dónde impactaron y cuándo, sabemos que los cohetes procedían desde áreas controladas por el régimen y fueron dirigidos únicamente contra vecindarios controlados por la oposición", declaró Kerry. Se calculó que en el bombardeo murieron 1.429 personas, entre ellas 426 niños. Ninguna de las víctimas sufrió heridas de amputaciones o cortes, presentaban quemaduras y otros síntomas de haber sido sometidos a gases venenosos.
El secretario de Estado anunció que Estados Unidos tomará sus propias decisiones. “Sólo con desear la paz no hará que tengamos paz. La historia nos juzgará si cerramos los ojos ante un dictador sin escrúpulos que usa armas de destrucción masiva pese a todas las advertencias”, afirmó.