• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama pide no dejar de lado el control de armas

Algunos republicanos critican a Obama por politizar el problema al pedir un mayor control de armas | Foto AFP

Algunos republicanos critican a Obama por politizar el problema al pedir un mayor control de armas | Foto AFP

El mandatario aseguró que la división racial no es tan profunda como lo era en 1960 y que todos están indignados por las muertes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que los ciudadanos de su país no pueden seguir pensando que el problema de la falta de control de armas es irrelevante, tras el ataque ocurrido el jueves en Dallas, Texas, donde murieron cinco policías.

“Parte de lo que está creando tensiones entre las comunidades y la policía es el hecho de que nuestros cuerpos de seguridad tienen las cosas realmente difíciles en las zonas donde saben que hay armas por todas partes”, dijo Obama al término de la cumbre de la OTAN en Varsovia.

“Los estadounidenses no podemos simplemente dejar de lado el problema de las armas y fingir que es irrelevante. Cuando la gente va armada con armas potentes, por desgracia, este tipo de ataques se vuelven más mortíferos y más trágicos”, agregó. Algunos republicanos critican a Obama por politizar el problema al pedir un mayor control de armas.

El mandatario acortó su viaje a Europa para regresar a Texas debido a la violencia y las crecientes tensiones raciales. “El demente que perpetró los ataques en Dallas no es representativo de los negros estadounidenses, al igual que el tirador de Charleston no era representativo de los blancos. O del tirador de Orlando o San Bernardino no era representativo de los musulmanes”, señaló.

El presidente aseguró que la división racial no es tan profunda como en 1960. Subrayó que los estadounidenses de todas las razas y de distintos orígenes están indignados por los asesinatos.

Pero la violencia persiste. Dos agentes de la Policía de Houston, Texas, mataron a un hombre que les apuntó y otros dos fueron atacados en Misuri y Georgia.