• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama: Las manifestaciones deben ser pacíficas

El presidente de Estados Unidos pidió calma y reconoció la existencia de un "legado de discriminación racial" en ese país | Foto EFE

El presidente de Estados Unidos pidió calma y reconoció la existencia de un "legado de discriminación racial" en ese país | Foto EFE

"Tenemos que reconocer que esto no es un tema solo Ferguson, sino de Estados Unidos", dijo el presidente de Estados Unidos, a la vez que reconoció que estos hechos responden a "un legado de discriminación" existente en ese país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tras conocerse el fallo que absolvió de cargos al oficial de policía de Ferguson, Missouri, Darren Wilson, por la muerte del joven afroamericano Michael Brown, el presidente Barack Obama ofreció una breve declaración en la que pidió calma y reconoció la existencia de un legado de discriminación a pesar de los progresos de Estados Unidos en esa materia.

Obama enfatizó que Estados Unidos se basa en el régimen de derecho, por lo que pidió aceptar la decisión del jurado investigador: “Hay estadounidenses que la aceptan y hay otros que están profundamente decepcionados e, incluso, enojados. Es una reacción comprensible, pero me uno a los padres de Michael Brown, [en el sentido de] que cualquiera que se manifieste en contra de esta decisión, lo haga de manera pacífica”.

El presidente de Estados añadió que “de cualquier modo, [el fallo] iba a ser objeto de intensas discrepancias, no solo en Ferguson sino en todo Estados Unidos”.

Asimismo, Obama señaló que lo ocurrido en Ferguson “habla de desafíos más amplios que tenemos como nación” y admitió que “algo de eso es resultado de un legado de discriminación racial en este país, lo cual es trágico porque nadie necesita mejores policías que las comunidades pobres donde hay altas tasas de delincuencia”.

Por último, el presidente de Estados Unidos indicó que este es un tema “no solo de Ferguson. Es un tema de Estados Unidos”. Admitió: “Hemos hecho progresos enormes en las relaciones raciales en las últimas décadas; he sido testigo personal de ello y negar ese progreso es negar la capacidad de Estados Unidos de cambiar. Pero también es cierto que hay problemas y las comunidades no inventan esos problemas; creen que la ley se les aplica de forma discriminatoria”.