• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama llama a líderes del Congreso antes de nuevo voto sobre cierre Gobierno

Obama advirtió a los republicanos que no dará marcha atrás en la reforma sanitaria | Foto AP

Barack Obama, presidente de EE UU | Foto AP

Obama llamó por separado al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid; el de la minoría republicana en esa misma Cámara, Mitch McConnell; el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; y la demócrata de mayor rango en ese hemiciclo, Nancy Pelosi

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE.UU., Barack Obama, telefoneó hoy a los líderes de ambos partidos en el Congreso para instarles a "actuar" antes de que el Gobierno deba cerrar por falta de fondos esta medianoche, mientras la Cámara de Representantes se prepara para votar un nuevo plan presupuestario.

Obama llamó por separado al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid; el de la minoría republicana en esa misma Cámara, Mitch McConnell; el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; y la demócrata de mayor rango en ese hemiciclo, Nancy Pelosi.

"El presidente dejó claro al liderazgo republicano que deben actuar, como ha hecho el Senado, para aprobar una ley que financie al Gobierno durante seis semanas más y que no incluya demandas ideológicas no pertinentes", indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Los republicanos de la Cámara baja se encuentran ya en su tercer intento de atacar la reforma sanitaria de 2010 aprovechando el debate sobre el presupuesto, lo que ha impedido hasta ahora que haya un acuerdo para seguir financiando todas las actividades del Gobierno a partir de esta medianoche, cuando termina el año fiscal.

La Cámara de Representantes ya ha allanado el camino para votar, en cuestión de minutos, una nueva propuesta republicana que evitaría el cierre del Gobierno, pero que retrasaría un año la entrada en vigor de la parte clave de la reforma sanitaria, la que a partir de enero obligará a todos los estadounidenses a contratar un seguro de salud.

Obama y los demócratas, que son mayoría en el Senado, han dejado claro que no aceptarán ningún presupuesto que incluya ataques a la reforma sanitaria, lo que hace casi imposible un acuerdo antes de medianoche.

"Esos intentos nunca se aprobarán en el Senado ni se convertirán en ley", dijo hoy el presidente a los líderes del Congreso.

En su llamada a Boehner, el mandatario urgió a la Cámara Baja a votar hoy la propuesta "limpia" aprobada por el Senado el viernes, que no afecta a la reforma sanitaria, "para mantener el Gobierno abierto", explicó la Casa Blanca.

Obama también dejó claro que "no negociará" concesiones cuando llegue la otra crisis fiscal anunciada para mediados de octubre, la que tiene que ver con la necesidad de aumentar el techo de la deuda para evitar que Estados Unidos entre en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

"El Congreso debe pagar las facturas que ya ha acumulado y evitar un golpe devastador a la economía", indicó el presidente, según el comunicado.