• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama busca influir en debate electoral en discurso ante Congreso

El presidente estadounidense, Barack Obama (c), se encuentra con cuatro de los remitentes de cartas que se unirán a la primera dama y al vicepresidente Biden, como invitados de la administración a presenciar el discurso del Estado de la Unión en Washington | Foto: EFE

Obama se encuentra con cuatro de los remitentes de cartas que se unirán a la primera dama y al vicepresidente Biden, como invitados de la administración a presenciar el discurso del Estado de la Unión en Washington | Foto: EFE

Junto al presidente y a la primera dama Michelle Obama estarán Chelsey Davis, estudiante de Tennessee que se graduará en mayo de una universidad comunitaria; el doctor Pranav Shetty, quien ha combatido el brote de ébola en África Occidental, y Alan Gross, agente de inteligencia recientemente liberado por Cuba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desafiante ante la nueva mayoría legislativa republicana, el Presidente Barack Obama pedirá el martes al Congreso que aumente los impuestos a los estadounidenses más ricos y use esos fondos para reducir los impuestos a otros y para financiar programas que mejoren el acceso a las universidades comunitarias y el cuidado infantil.

Los elementos clave del discurso del Estado de la Unión de Obama no tendrán un camino fácil por el Capitolio. Pero la meta de Obama parece no estar tan enfocada en revelar una agenda legislativa pragmática tanto como poner la mesa para las elecciones de 2016 y vender la historia de una economía lista para dejar atrás la austeridad.

De hecho, mientras Obama se prepara para dirigirse a una sesión conjunta del Congreso y a millones de televidentes, la economía está en la posición más fuerte de su mandato, con un crecimiento constante y la tasa de desempleo en 5,6% en diciembre. Sin embargo, los sueldos se mantienen bajos, por lo que la recuperación luce distante para muchos estadounidenses.

Los asesores de Obama dicen que las propuestas que delineará el presidente están dirigidas a poner más dinero en los bolsillos de la población y en darles la oportunidad de adquirir casas y de enviar a sus hijos a la universidad.

“Su mentalidad es la de seguir haciendo todo lo posible por la clase media”, dijo el secretario de la presidencia, Denis McDonough, en el programa This Morning de la cadena CBS.

En un intento de generar un buen impulso en el penúltimo discurso de Estado de la Unión de Obama, la Casa Blanca ha revelado muchas de las propuestas más significativas del mandatario antes de su presentación. Con algunas excepciones, las iniciativas muestran pocos indicios de que el presidente esté cediendo a las prioridades de los republicanos, que por primera vez en ocho años controlan la Cámara de Representantes y el Senado.

Horas antes del discurso, Obama agregó otras iniciativas apoyadas por republicanos a su lista de amenazas de veto, esta vez oponiéndose a una que prohíbe el aborto después de 20 semanas de gestación y a otra que requiere que los proyectos de oleoductos sean aprobados o rechazados en 12 meses.

“Los estadounidenses no quieren propuestas diseñadas para entusiasmar que no se aprobarán”, dijo el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, durante el inicio de actividades del Senado. “Lo que han indicado es que están hambrientos de sustancia y logros”.

Pidió a Obama trabajar con los republicanos para apuntalar el programa Medicare y el Seguro Social, así como equilibrar el presupuesto, no sólo proponer “más impuestos”.

La respuesta republicana, que tradicionalmente se emite tras el discurso, la hará la senadora Joni Ernst, republicana por Iowa, quien comenzó su primer período hace apenas dos semanas. Es el segundo año seguido que los republicanos han designado a una mujer para la respuesta, mostrando el grado de compromiso del partido por establecerse entre las electoras.

Tanto la Casa Blanca como los republicanos tendrán una larga lista de invitados para el discurso del martes, dándole un rostro humano a sus posiciones políticas.

Entre los que deben acompañar a la primera dama Michelle Obama durante el discurso está Chelsey Davis, una estudiante de Tennessee que se graduará en mayo de una universidad comunitaria; el doctor Pranav Shetty, quien ha combatido el brote de ébola en África Occidental, y Alan Gross, quien fue liberado de una prisión cubana el mes pasado como parte de la decisión de Obama de normalizar relaciones con la isla.

El presidente de la Cámara de Representantes John Boehner anunció que su invitado será el disidente cubano Jorge Luis García Pérez, quien pasó 17 años en una prisión cubana.

El senador Marco Rubio invitó a Rosa María Paya Acevedo, cuyo padre era un disidente cubano que murió en un accidente vial que su familia considera sospechoso.

Se prevé que Obama promocione su decisión de reanudar relaciones diplomáticas con Cuba después de medio siglo de distanciamiento. Podría reiterar su llamado a que el Congreso levante el embargo contra Cuba que fue impuesto hace cinco décadas, aunque funcionarios del gobierno dijeron que no prevén que los legisladores hagan avanzar esa petición rápidamente.