• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama habla del Holocausto en Israel

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama / AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama / AP

El presidente estadounidense puntualizó que “una Israel fuerte” es lo que garantiza que no se repita

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la creación del Estado de Israel en 1948 no fue producto del Holocausto, una afirmación que los líderes israelíes esperaban desde hace cuatro años.

“El Estado de Israel no fue creado debido al Holocausto”, afirmó Obama al concluir una visita al Museo Yad Vashem, que guarda el recuerdo de los seis millones de judíos que murieron a manos de los nazis antes, y durante, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La valoración histórica, en principio intrascendente, era esperada por el Gobierno israelí desde el 4 de junio de 2009, cuando en su famoso discurso de El Cairo Obama estableció una relación directa entre ambos episodios históricos.

Israel, indignada, consideró que con ello respaldaba la tesis palestina de que los judíos están en una tierra que no les pertenece y con la que no tienen ningún vínculo histórico, con lo que, a su juicio, deslegitimaba el derecho de existencia de Israel como estado judío.

Obama puntualizó que “una Israel fuerte” es lo que garantiza precisamente que “no se producirá otro Holocausto”.

En su primera visita al Museo como presidente, su segunda a título personal, subrayó que el antisemitismo y el racismo en general “no tienen cabida en el mundo”, porque “nuestros hijos no nacieron para odiar”.

“Aquí recordamos no sólo la maldad a la que puede llegar el ser humano, sino también su bondad (..), como la de aquellos que no quedaron al margen (y salvaron a judíos)”, consideró sobre el mensaje del popularmente conocido como Yad Vashem, paso obligado de cualquier mandatario extranjero que visita Israel.

“Es un relato de la atrocidad, pero también un lugar de inspiración”, observó en declaraciones al final de su visita.

Acompañado desde primera hora por el presidente israelí, Simón Peres, y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, Obama comenzó el recorrido en la Sala de los Nombres, un espacio circular cubierto por una especie de domo truncado que en sus paredes alberga fotografías y biografías de tres de los seis millones de víctimas.

El presidente del Museo, Avner Shalev, le explicó el contenido del archivo y su significado en la memoria colectiva judía del Holocausto, un período ligado a la historia familiar del presidente porque un tío abuelo suyo por parte materna participó en la liberación del campo de concentración de Buchenwald (Alemania) en 1945.

“Esta sala es un servicio a la humanidad”, dijo a sus anfitriones, con los que a continuación participó en un acto solemne en la Sala del Recuerdo para avivar la “Llama eterna” y, escoltado por dos militares estadounidenses, colocó una corona de flores ante una tumba con cenizas traídas de los campos nazis.

Una rabino ataviado con el tradicional taledo (manto sagrado judío) entonó la plegaria “El Malé Rajamim” (Dios misericordioso) por las almas de las víctimas.

El presidente estadounidense, que fue condecorado por Israel con su máxima distinción, la medalla presidencial, había visitado antes las tumbas del ideólogo del Estado judío, Teodoro Herzl, y del asesinado primer ministro israelí, Isaac Rabin, situadas en una colina frente al Museo.

Obama celebra una nueva entrevista con el primer ministro israelí en la que expondrá las posturas del presidente palestino, Mahmud Abás, sobre una posible reanudación de las negociaciones de paz.

Los dos presidentes se entrevistaron ayer en Ramala para sondear las perspectivas que tiene la aplicación de la solución de dos estados, que Obama defendió como la “única posible”.