• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama escenifica en Tokio su apuesta por jugar un papel crucial en Asia

Obama durante su gira por Japón | Reuters

Obama durante su gira por Japón | Reuters

El presidente de EE UU no limitó su mensaje a Pekín y aprovechó para advertir a Rusia de que promoverá "nuevas sancionas" contra Moscú, si no retira su apoyo a la intervención militar en Ucrania

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE UU, Barack Obama, insistió hoy en Tokio en que la alianza con Japón obliga a su Gobierno a defender la integridad de todo el territorio nipón, un mensaje destinado a contener los movimientos de China en Asia, región que Washington considera prioritaria.

En su segundo día de gira asiática, el mandatario estadounidense no limitó su mensaje a Pekín y aprovechó para advertir a Rusia de que promoverá "nuevas sancionas" contra Moscú, si no retira su apoyo a la intervención militar en Ucrania y continúa sin respetar los acuerdos multilaterales alcanzados recientemente en Ginebra.

El viaje de Obama se produce en un momento de cierta ansiedad para sus aliados asiáticos, que han percibido una mayor tibieza en Washington en su respuesta a los últimos gestos de China para expandir su influencia en la región y también en lo referente a atajar la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Por ello, en el primera parada de esta gira, Obama ha querido en Japón disipar las dudas que el Gobierno de Shinzo Abe ha podido experimentar durante los últimos meses con respecto al compromiso de Washington con su aliado.

"El tratado de seguridad incluye todos los territorios administrados por Japón, incluidas las islas Senkaku", afirmó en rueda de prensa, en lo que ha supuesto la primera vez que Obama se pronuncia claramente sobre la obligación de defender las islas, cuya soberanía Pekín (que las llama Diayou) le reclama a Tokio.

"No queremos adoptar ninguna postura en cuestiones de soberanía, pero históricamente (los islotes) han sido administrados por Japón y no creemos que esa situación se deba cambiar de manera unilateral", añadió.

"Confío en los Estados Unidos. Y esa confianza se ha tornado aún más fuerte tras la cumbre de hoy", replicó un satisfecho Abe, que insistió en escenificar la cercanía Tokio-Washington llamando repetidamente "Barack" al presidente de EE UU en el transcurso de la rueda de prensa posterior al encuentro.

Obama defendió en todo caso que el conflicto diplomático entre los dos países, "se resuelva de manera pacifica, sin entrar en provocaciones" y tendió la mano a China con la que dijo que existen "fuertes relaciones".

No obstante, Pekín no tardó en replicar afirmando que rechaza "firmemente la inclusión de las islas en el tratado de seguridad entre EEUU y Japón", según las palabras del portavoz de la Cancillería china, Qin Gang.

Obama por su parte, quiso destacar además que Pekín juega un papel "capital" a la hora de cooperar con Washington, Tokio y Seúl de cara a "ejercer más presión" sobre el régimen norcoreano y lograr que opte por poner fin a su programa nuclear.

Durante su encuentro, Abe y Obama reafirmaron su compromiso a la hora de atajar los riesgos que implica para la región la política de Pyongyang, y ambos se reunieron más tarde con familiares de ciudadanos nipones secuestrados en la década de 1970 y 1980 por Corea del Norte para adiestrar a espías del régimen de los Kim.

El representante de los familiares, Shigeo Iizuka, junto con Sakie y Shigeru Yokota, los padres de una ciudadana japonesa secuestrada hace casi tres décadas, relataron su situación al presidente estadounidense, quien les aseguró que EE UU cooperará con Japón para resolver este asunto.

La jornada de Obama empezó con una ceremonia de bienvenida en el Palacio Imperial y un encuentro con el emperador Akihito, a quien esta vez saludó solo con un apretón de manos y no con una reverencia como la que le dedicó en su visita de 2009, la cual fue criticada y tachada de "gesto sumiso" por la oposición republicana.

También encontró tiempo para acudir al santuario sintoísta de Meiji y al Museo de Ciencia Emergente e Innovación, antes del banquete en su honor en el Palacio Imperial para concluir el día.

Mañana, el presidente de EE UU partirá hacia Corea del Sur y viajará el 26 a Malasia y el 28 a Filipinas, para partir de regreso a Washington el martes 29 de abril.