• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama enfrenta a los críticos del acuerdo nuclear contra Irán

Barack Obama habla por teléfono con sus negociadores en Ginebra / EFE

Barack Obama habla por teléfono con sus negociadores en Ginebra / EFE

Si Teherán respeta el acuerdo, dijo Obama, eliminaría años de desconfianza con Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, enfrentó el lunes a los críticos de un flamante acuerdo nuclear con Irán al decir que el discursos duro era bueno para la política, pero no para la seguridad de su país.

Republicanos de alto rango e Israel -aliado de Estados Unidos- han criticado a Obama por dar el visto bueno al acuerdo, que según el país norteamericano y sus socios impedirá a Teherán obtener una bomba nuclear.

Obama ha sido criticado desde hace tiempo por su deseo de acercarse a enemigos de Estados Unidos. Cuando era candidato a presidente en el 2009, el ex senador por Illinois encendió el debate al decir que negociaría con Irán, que no tuvo relaciones diplomáticas con Washington durante décadas.

El mandatario pareció querer mostrar una victoria con sus comentarios el lunes, que se centraron principalmente en la reforma de inmigración. Obama señaló que había terminado la guerra en Irak y que pondría fin a la guerra en Afganistán el año próximo, dos cosas que también prometió como candidato.

Si Teherán respeta el acuerdo, dijo Obama, eliminaría años de desconfianza con Estados Unidos.

Para sus críticos, Obama fue especialmente directo.

"El discurso duro y las bravuconadas pueden ser algo fácil de hacer políticamente, pero no es lo correcto para nuestra seguridad", remarcó el presidente.

La Casa Blanca no ha querido señalar una fecha para la próxima ronda de negociaciones entre Irán y las potencias mundiales Rusia, China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania. Pero un portavoz dijo el lunes que Washington estaba ansioso por empezar rápidamente.

Obama se encuentra en medio de una campaña para reunir dinero para el Partido Demócrata mientras promueve sus prioridades políticas sobre la economía.