• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama declaró emergencia por amenaza de Venezuela a EE UU

Obama ha asegurado que ya tiene la autorización para sus ataques contra EI, pero igual quiere el apoyo del Congreso | Foto: BBC Mundo

Obama dio mayor alcance a la Ley de Sanciones emitidas en diciembre pasado | Foto: BBC Mundo

Para el internacionalista Carlos Romero el próximo paso de Estados Unidos podría ser llevar el tema a la OEA y declarar a Venezuela un país forajido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó ayer que se apliquen y amplíen las sanciones aprobadas recientemente contra siete altos funcionarios venezolanos y declaró una emergencia nacional por el "riesgo extraordinario" que, en su opinión, supone la situación de Venezuela para la seguridad de Estados Unidos. La declaración de una emergencia nacional es una herramienta con la que cuenta el presidente estadounidense para aplicar sanciones contra un país en determinadas circunstancias y que le permite ir más allá de lo aprobado por el Congreso. Esta acción ejecutiva tiene un alcance mayor a la Ley de Sanciones que emitió Obama en diciembre pasado.

Es la primera vez que Estados Unidos da nombres. Los funcionarios venezolanos sancionados son Gustavo Enrique González López, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional de Venezuela; el ex director de Operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio José Benavides Torres; Justo José Noguera Pietri, excomandante General de la GNB; Katherine Nayarith Haringhton, fiscal nacional de la Oficina del Ministerio Público; Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, director de la Policía Nacional; Manuel Gregorio Bernal Martínez, exdirector general del Sebin; y Miguel Alcides Vivas Landino, exjefe de la REDI de los Andes.

La Casa Blanca responsabilizó a estos funcionarios de violar los derechos humanos al reprimir las protestas callejeras en las que hubo 43 muertes el año pasado.

Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, dijo que algunos funcionarios de Venezuela, que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción, no serán bienvenidos acá (Estados Unidos), y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos”.

Agregó en un comunicado oficial que están profundamente preocupados por los esfuerzos del gobierno de Venezuela para aumentar la intimidación sobre los adversarios políticos y que los problemas de Venezuela no pueden resolverse criminalizando a los disidentes.

El internacionalista Carlos Romero afirmó que las nuevas decisiones de la Casa Blanca colocan a Estados Unidos en una condición de alarma frente a la situación de lo que sucede en Venezuela y es un mensaje para los demás países de América Latina.

“Con estas medidas el gobierno de Estados Unidos asume que en Venezuela no hay estabilidad política, no hay garantías democráticas ni condiciones para el ejercicio político por parte de la oposición, por lo que coloca a Venezuela entre los países que están bajo observación”, sentenció Romero.

Aseguró que Washington se convierte en un gran respaldo a la posición democrática venezolana porque demuestra de una manera más concreta que está dispuesto a castigar a quienes han violado los derechos humanos en Venezuela.

Para el experto, el próximo paso de Estados Unidos es llevar el tema a la OEA y declarar a Venezuela un país forajido, un país que no puede gobernarse y cuyos representantes no son observados como un buen gobierno y que están al margen al ley”. Sin embargo, Romero opina que Estados Unidos no está siendo cerrado con el tema sino que, por el contrario, en el comunicado le está dando a Venezuela una oportunidad para conversar y generar un diálogo directo con Washington.

Al mismo tiempo, un funcionario estadounidense afirmó que las medidas no tendrán un impacto directo en el sector de energía del país suramericano, y aclaró que ningún sector, individuo o entidad, que no esté mencionado en el decreto, se verá afectado.

Sanciones a ministro. Los senadores Robert Menéndez y Marco Rubio pidieron ayer al gobierno de Obama que imponga sanciones contra el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, por autorizar que las fuerzas de seguridad de su país usaran fuerza letal contra manifestantes pacíficos en el país.

Bajo mínimos. Estos anuncios se dan una semana después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, prohibió la entrada al país de siete autoridades estadounidenses, entre ellos, el expresidente George W. Bush. El gobierno mandó a reducir el personal de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, e impuso la emisión de visas para ciudadanos estadounidenses.

El Departamento de Estado señaló ayer que la petición de Caracas de reducir el número de diplomáticos en la Embajada de Estados Unidos en Venezuela no fue un factor influyente en la nueva ronda de sanciones aplicadas por Washington.

Las relaciones entre ambos países se encuentran bajo mínimos desde que en 2010 se quedaron sin representación de embajadores, cuando aún era presidente Hugo Chávez (1999-2013). En los últimos meses las tensiones se han recrudecido luego de las acusaciones por parte de Maduro relacionadas con que Washington ha apoyado planes de conspiración para derrocar su gobierno.

Reaccionan desde Caracas
El gobierno de Venezuela llamó a consulta a Maximilien Arveláiz, encargado de Negocios en Estados Unidos, informó la canciller Delcy Rodríguez a pocas horas de conocerse la orden impartida por el presidente Barack Obama, de aplicar y ampliar las sanciones contra siete funcionarios.

“Nosotros no queremos mezclar las políticas internacionales y pronto daremos a conocer la respuesta de Venezuela sobre el alcance de estas declaraciones”, dijo la canciller.

Rodríguez anunció que Venezuela limitó el número de diplomáticos que Estados Unidos puede tener en Caracas en relación con las decisiones de reciprocidad y dijo que es una cifra incorrecta la de 74 diplomáticos, que Washington dice que Venezuela tiene acreditados en ese país.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, condenó las sanciones y afirmó: “Son la antesala a un ataque militar”. Planteó, además, que Venezuela también debe declarar la emergencia nacional.

“Van a tener que sancionar a muchísimos venezolanos que estamos dispuestos a entregar nuestra vida por defender la revolución bolivariana”, expresó.