• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama conmuta penas a ocho condenados por drogas

El presidente de EE UU, Barack Obama / Reuters

El presidente de EE UU, Barack Obama / Reuters

"Si hubieran sido sentenciados bajo las leyes actuales, muchos de ellos ya habrían cumplido sus tiempos de prisión y hubieran pagado su deuda con la sociedad", señaló el Presidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente Barack Obama conmutó hoy las largas penas de prisión de ocho individuos condenados en tribunales federales por crímenes vinculados con las drogas.

Cada uno de los individuos ha estado en prisión por al menos quince años, y seis de ellos tenían sentencias de prisión de por vida. los ocho serán liberados, en su mayoría, en unos cuatro meses.

En una declaración escrita, distribuida por la Casa Blanca, Obama dijo que estas ocho personas recibieron sentencias bajo lo que ahora se reconoce como "un sistema injusto".

"Si hubieran sido sentenciados bajo las leyes actuales, muchos de ellos ya habrían cumplido sus tiempos de prisión y hubieran pagado su deuda con la sociedad", señaló el presidente.

"En lugar de eso, debido a una disparidad en la ley que ahora se reconoce como injusta, siguen en prisión separados de sus familias y sus comunidades a un costo de millones de dólares de los contribuyentes cada año", agregó.

Uno de estos criminales, Clarence Aaron, fue sentenciado a tres penas de prisión de por vida por su papel en una transacción con drogas en 1993, cuando tenía 22 años.

Obama ha hecho uso escaso de su atribución constitucional para otorgar clemencia, que incluye el perdón o la reducción de las sentencias.

Otros beneficiados con la conmutación anunciada hoy son Reynolds Wintersmith, sentenciado en 1994 a prisión de por vida por tráfico de "crack" cuando tenía 17 años, y Stephanie George, condenada a prisión de por vida en 1997, a los 27 años, por haber escondido una caja con "crack" que pertenecía a su compañero.

Las largas sentencias de prisión por delitos vinculados con el tráfico de drogas son parte de la "guerra contra las drogas" y el clamor de los ciudadanos por una aplicación más severa de penas a los delincuentes reincidentes.

Estados Unidos, con más de dos millones de personas tras las rejas, tiene la proporción más alta de encarcelados en todo el mundo, y más de un millón de ellos han sido condenados por delitos no violentos relacionados con las drogas.