• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama conmemora Ley de Derechos Civiles

El presidente de EE UU, Barack Obama / AP

El presidente de EE UU, Barack Obama / AP

"Yo he personificado la promesa de los esfuerzos de LBJ", dijoel mandatario estadounidense, hablando al final de una reunión de tres días para conmemorar la histórica ley que terminó con la discriminación racial en lugares públicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Reflexionando sobre el poder único del cargo que tiene, el presidente Barack Obama honró el jueves a Lyndon B. Johnson como el líder que empuño la oportunidad que otorga la presidencia para definir las "corrientes de la historia" y cumplir las promesas de igualdad de los padres de la patria.Conmemorando el 50mo aniversario de la Ley de Derechos Civiles que defendió Johnson, Obama elogió la habilidad de su predecesor demócrata para aprovechar como pocos otros el poder de gobierno para provocar un cambio. Y como primer presidente de raza negra del país, Obama se presentó como un beneficiado de los esfuerzos de Johnson.

"Yo he personificado la promesa de los esfuerzos de LBJ", dijo Obama, hablando al final de una reunión de tres días para conmemorar la histórica ley que terminó con la discriminación racial en lugares públicos.

El aniversario de la firma de la ley de derechos civiles ha incitado una especie de renacimiento de la agenda de nacional de Johnson, que incluyó también la creación de los seguros médicos Medicare y Medicaid, así como la Ley de Derechos Electorales. Desde la perspectiva de la problemática relación de Obama con el Congreso, también ha habido brotes frescos de nostalgia por la maestría de Johnson para negociar con el Congreso.

"Nadie conoció más de política y le gustó más legislar que el presidente Johnson", dijo Obama. "Era encantador cuando necesitaba serlo, implacable cuando se requería".

El presidente presentó además inusuales perspectivas sobre sus puntos de vista sobre el cargo que ocupa desde hace más de cinco años, definiéndolo como un puesto humilde con posibilidades poderosas.

"Aquellos de nosotros que hemos tenido el singular privilegio de ocupar la presidencia sabemos bien que el progreso en este país puede ser difícil y lento, frustrante. Y en ocasiones el camino está lleno de obstáculos", señaló.

"A uno se le recuerda diariamente que en esta gran democracia uno es sólo un nadador de relevo en las corrientes de la historia, atado por decisiones de quienes vinieron antes, dependiendo de los esfuerzos de los seguirán después para que se vindique completamente la visión de uno", continuó Obama. "Pero la presidencia también ofrece una oportunidad única para doblegar esas corrientes a través de las leyes, moldeando nuestros debates, trabajando dentro del mundo tal como es, pero también reimaginando el mundo como debería ser".