• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama confía a la clase media "creciente" la prosperidad de EE UU

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su hija Malia, a su llegada a la fachada Oeste del Capitolio antes de su discurso inaugural en Washington | EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su hija Malia, a su llegada a la fachada Oeste del Capitolio antes de su discurso inaugural en Washington | EFE

El presidente reelecto celebró este lunes el comienzo de su segundo y último mandato con el tradicional juramento al pie del Capitolio. "Yo, Barack Hussein Obama, prometo preservar, proteger y defender la Constitución", leyó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 44º presidente estadounidense, Barack Obama, celebra este lunes el inicio de su segundo y último mandato con el tradicional juramento al pie del Capitolio, ante centenares de miles de personas.

Obama, de 51 años, fue investido oficialmente el domingo en una corta ceremonia en la Casa Blanca por parte del presidente de la Corte Suprema, el juez John Roberts, siguiendo al pie de la letra la Constitución, que estipula que el mandato empieza al mediodía del 20 de enero tras las elecciones.

"Yo, Barack Hussein Obama, prometo preservar, proteger y defender la Constitución", leyó Obama sobre dos Biblias, ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts.

La esposa de Obama, Michelle, sostuvo las dos Biblias, una que perteneció al presidente Abraham Lincoln y la otra al luchador por los derechos civiles de los negros Marthin Luther King Jr.

Al iniciar su discurso de investidura, el presidente dijo: "Ahora, más que nunca, tenemos que avanzar juntos, como un pueblo y una nación. Compatriotas, estamos hechos para este momento, y lo aprovecharemos, siempre que lo aprovechemos juntos".

Al respecto, dijo que el país "no puede tener éxito cuando a un reducido grupo le va muy bien", pero el "resto apenas puede conseguirlo (algo). Creemos que la prosperidad de EE UU debe residir en los amplios hombros de una clase media creciente".

Obama también refirió a los inmigrantes, y en este sentido manifestó que Estados Unidos tiene que encontrar la forma de dar la "bienvenida" a quienes vienen de otros países a luchar por ganarse oportunidades.

Asimismo, afirmó que el viaje que iniciaron los fundadores de este país no concluirá "hasta que encontremos mejores formas de dar la bienvenida a los que luchan, los inmigrantes que aún ven EE UU como una tierra de oportunidades".

Con respecto a su política exterior, Obama prometió "coraje" para intentar resolver "pacíficamente" las diferencias con otros países, al subrayar que el compromiso es más efectivo en las relaciones internacionales que "las sospechas y el miedo".

"Apoyaremos la democracia de Asia a África, de las Américas a Oriente Medio".


Obama habló ante Clinton y Carter

Ante las gradas erigidas al pie del Congreso, frente a la larga explanada conocida como el "Mall", una multitud de unos 800.000 personas agitaban banderas y mostraban pancartas celebrando "4 more years", cuatro años más de presidencia demócrata.

La asistencia es considerablemente inferior a los 1,8 millones que en 2009 quisieron celebrar la llegada a la Casa Blanca del primer presidente negro, pero el ambiente es igual de entusiasta.

"Hoy tiene aún más significado si cabe" declaró Audrey, una enfermera negra de 53 años procedente de Florida, venida expresamente para la ocasión.

Los centenares de miles de personas reunidas frente al Capitolio saludaban bulliciosamente a los personas que iban tomando asiento en el palco, entre ellos los ex presidentes Bill Clinton (1993-2001) y Jimmy Carter (1977-1981), celebridades como Eva Longoria y Beyoncé, ministros y legisladores.

El primer mandato

Hace cuatro años, en su discurso de investidura, Obama agradeció a los estadounidenses que hubieran escogido "la esperanza y no el miedo".

Aunque lo peor de la crisis económica ha sido superado y el presidente demócrata ha cerrado una guerra, la de Irak, todo indica que el tono será más sobrio esta vez, ya que la ilusión ha sido sustituida por el realismo y el pulso constante con un Congreso parcialmente en manos de la oposición.

En el plano internacional, la muerte de rehenes, entre los cuales había estadounidenses, tras un secuestro en una planta de gas en Argelia la semana pasada, desvió también la atención del inicio de este segundo mandato.