• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama: No aumentar el techo de la deuda será como una bomba nuclear

Barack Obama, presidente de Estados Unidos / AP

Barack Obama, presidente de Estados Unidos / AP

El mandatario aclaró que si no se aumenta ese límite para pagar obligaciones, eso "será dramáticamente peor" que un cierre de la administración pública

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo hoy que un desacuerdo que impida aumentar a tiempo el techo de deuda nacional será "insensato, catastrófico, caótico" y con los efectos de una "bomba nuclear".

En una rueda de prensa, el presidente utilizó las palabras del inversor Warren Buffett y comparó no aumentar el techo de endeudamiento con "una bomba nuclear, un arma demasiado horrible para ser usada".

Obama dijo que, si no se aumenta ese límite para pagar obligaciones ya contraídas antes del 17 de octubre, eso "será dramáticamente peor" que un cierre de la administración pública como el actual, que acaba de cumplir una semana.

"Déjenme ser claro, no hay escenario u opción buena, no hay un remedio extraordinario, no hay varita mágica que nos permita evitar el caos que se desencadenaría por primera vez en nuestra historia si no pagamos nuestras facturas", advirtió Obama, quien acusó a los republicanos de "extorsionar" para conseguir sus demandas.

El mandatario fue especialmente crítico con los radicales que han minimizado las consecuencias de no aumentar el techo de endeudamiento, y dijo que difundir esas ideas es "irresponsable".

Obama aseguró que no aumentar la capacidad del Tesoro de pagar sus deudas, un debate que ya se llevó al límite en 2011, "interrumpirá la marcha de los mercados, la confianza del mundo en Estados Unidos como cimiento de la economía global".

En 2011, los republicanos en el Congreso llevaron al límite el mismo debate sobre el aumento del techo de endeudamiento, una decisión que hasta entonces constituía un mero trámite, pero que a partir de ese momento se ha vuelto una excusa para forzar concesiones presupuestarias o ideológicas.

Aunque en 2011 se evitó, en el último minuto, la temida suspensión de pagos, agencias como Standard & Poor rebajaron la nota de solvencia de EE.UU. por la incertidumbre que la disputa había ocasionado.

"No voy a ceder cuando se trata de la fiabilidad y el crédito de Estados Unidos... Estados Unidos ha pagado siempre sus facturas y lo volverá a hacer", aseveró Obama, quien recordó que aumentar el techo de deuda no significa aumentar más el déficit, ya que simplemente autoriza al Tesoro a realizar los pagos de gastos ya comprometidos por el Congreso y contabilizados.

Obama advirtió, además, que no tiene "conejos en la chistera", para salir de la parálisis actual sin recurrir al procedimiento legislativo normal, que obliga a un acuerdo entre republicanos y demócratas en el Congreso.

Los poderes extraordinarios que, según algunos, la Constitución podría conferirle para esquivar el bloqueo del Congreso, siempre estarían teñidos de polémica y podrían dar lugar, explicó, a pleitos muy largos.

En cualquier caso, si los usara, no evitarían que se propagara la inseguridad jurídica entre los compradores de deuda y que, por lo tanto, estos exigieran mayores intereses o simplemente huyeran de los bonos estadounidenses.

El mandatario alertó de las "catastróficas" consecuencias de una suspensión de pagos si el Congreso no aumenta a tiempo el techo de deuda, un límite que se alcanzará el 17 de octubre.

No obstante, el presidente dijo que está contemplando "todas las contingencias" en caso de caer en suspensión de pagos, algo que será siempre "la peor" de la opciones.

Obama recordó que el secretario del Tesoro, Jack Lew, comparecerá el jueves en el Congreso para explicar el alcance de un desacuerdo en el Legislativo sobre el límite de deuda y los escenarios que contempla el Ejecutivo para evitar que se llegue a ese extremo.

El presidente también dijo que está dispuesto a acuerdos a corto plazo para autorizar la reapertura de la administración pública y un aumento del límite de deuda con el compromiso de negociar otros asuntos como "la mejora" de su reforma sanitaria o medidas contra el déficit más adelante.

El mandatario estadounidense advirtió sobre la incertidumbre que generarían acuerdos a corto plazo y recordó que especialmente el techo de deuda "es algo que se debe solucionar", ya que no se pueden pagar "rescates" por el mero hecho de que "el Congreso haga su trabajo".