• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama se ve atrapado en una serie de casos complicados

El presidente de EE UU, Barack Obama / AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama / AFP

El mandatario estadounidense dedicó gran parte de su conferencia de prensa del lunes con el primer ministro británico, David Cameron, a responder las acusaciones de abuso de poder provenientes del Congreso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Funcionarios del fisco que persiguen a grupos conservadores, aparentes incoherencias sobre el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, y escuchas a periodistas: la administración de Barack Obama está enredada en una serie de casos complicados y sus adversarios republicanos tratan de sacar provecho de ellos.

Cinco meses después de haber iniciado su segundo mandato de cuatro años, el mandatario estadounidense debió dedicar una gran parte de su conferencia de prensa del lunes con el primer ministro británico, David Cameron, a responder las acusaciones de abuso de poder provenientes del Congreso.

Obama, quien durante su instalación en la Casa Blanca en 2009 llamó a una "nueva era de responsabilidad", admitió que sería "escandaloso" que la agencia impositiva de Estados Unidos (IRS) haya investigado especialmente a grupos surgidos del movimiento de ultraderecha "Tea Party".

La IRS reconoció que efectivamente ese era el caso y pidió disculpas. El Congreso emprendió inmediatamente investigaciones parlamentarias y las audiencias comenzarán esta semana.

Pero continúan multiplicándose las revelaciones sobre la amplitud de las investigaciones fiscales, y algunos conservadores, legisladores y editorialistas, evocan abiertamente a partir de ahora el fantasma del escándalo de Watergate, que le costó la presidencia a Richard Nixon en 1974.

"La administración tuvo una semana difícil, aunque fue aún más dura para la primera enmienda" de la Constitución, que sacraliza la libertad de expresión, opinó el jefe de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien denunció un "vergonzoso abuso de poder digno de mirones" y llamó al Ejecutivo a "cooperar plenamente" con los legisladores.

Estos episodios tuvieron lugar en momentos en que la administración ya se encontraba a la defensiva a raíz del caso del atentado contra el consulado norteamericano en Bengasi (Libia), que el 11 de setiembre de 2012 le costó la vida a cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador.

Los legisladores republicanos le reprochan al gobierno que haya querido ocultar el carácter "terrorista" de ese ataque para no reducir las posibilidades de reelección de Obama en la presidencial de noviembre pasado. Las acusaciones fueron rechazadas por el equipo del presidente.

No obstante, Obama reconoció que "elementos del lenguaje" suministrado por la CIA inmediatamente después del atentado habían sido edulcorados para evitar flancos vulnerables a la crítica, tras la publicación de mensajes electrónicos por medios de comunicación.

Obama denunció "motivaciones políticas" y un propósito de "distracción" de sus adversarios. La oficina del presidente republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, le reprochó al gobierno no haber sido "sincero".

El lunes se agregó un nuevo escándalo a las preocupaciones de Obama cuando la agencia de prensa Associated Press anunció que la administración había tenido acceso al registro de las llamadas de muchos de sus periodistas durante dos meses.

La agencia denunció "una intromisión masiva y sin precedentes", mientras que el departamento de Justicia se limitó a hablar de la necesidad de preservar "la integridad de la investigación" cuyos motivos siguen siendo inciertos. La Casa Blanca aseguró que no tenía "ningún conocimiento" de esa investigación.

La administración está "bajo el fuego" de las críticas, constataba este martes el gran titular del diario USA Today, en un momento delicado para Obama.

Su balance en lo que va de 2013 sigue siendo pobre, sobre todo tras el fracaso de una ley sobre control de armas de fuego; Estados Unidos aún mantiene una austeridad obligada por falta de acuerdo en el Congreso; y en materia de política exterior sigue con dificultades para convencer a Rusia que deje de apoyar al régimen sirio cuando el conflicto amenaza con extenderse a la región.

En ese contexto Moscú anunció el martes que había descubierto a un agente de la CIA y denunció una "provocación" digna de la "Guerra Fría".