• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama y el rey saudí acuerdan reforzar las relaciones entre ambos países

El presidente de EE UU, Barack Obama / AP

El presidente de EE UU, Barack Obama / AP

Además, ambos dirigentes expresaron sus puntos en común en "varias causas, entre ellas, la lucha contra el extremismo y el terrorismo", dijo una fuente diplomática estadounidense

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE UU, Barack Obama, y el rey Abdalá bin Abdelaziz de Arabia Saudí mantuvieron hoy una reunión en Riad durante la que mostraron su acuerdo en "fortalecer la relación en favor de ambos países en todos los ámbitos", informó la agencia de noticias saudí, SPA.

Además, ambos dirigentes expresaron sus puntos en común en "varias causas, entre ellas, la lucha contra el extremismo y el terrorismo", dijo a Efe una fuente diplomática estadounidense.

"El presidente (Obama) expresó su aprecio por los esfuerzos del reino saudí en este sentido", añadió la fuente.

Además, agregó que Obama "escuchó el punto de vista del rey saudí sobre Siria, Egipto, Irak y lo que se refiere al tema iraní", en referencia al acuerdo nuclear firmado el pasado mes de noviembre entre Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania).

Con este pacto, Irán se comprometió a no continuar con su programa nuclear durante seis meses, tiempo en el que continuarán las negociaciones para poder llegar a un acuerdo definitivo.

La agencia de noticias saudí, SPA, informó de que Obama y el rey Abdalá hablaron sobre la situación en Siria, la causa palestina y las últimas novedades internacionales y la postura de cada país ante ellas.

Ambos dirigentes refuerzan así una relación que se había deteriorado en los últimos meses, tras el acuerdo alcanzado con Irán y después de que Estados Unidos decidiera no intervenir en el conflicto sirio en 2013, algo que levantó las críticas de Arabia Saudí, que acusó a Washington de falta de firmeza.

El viaje de Obama ha coincidido además con una situación de crisis política abierta en el Golfo, concretamente entre Catar y el bloque formado por Arabia Saudí, Baréin y Emiratos Árabes Unidos, después de que estos retiraran este mes a sus embajadores de Doha.

Los tres países acusaron a Catar de injerencia en sus asuntos internos y de no haber respondido a sus peticiones de "no respaldar a grupos que amenacen la estabilidad y seguridad de los estados del Golfo", en alusión a los Hermanos Musulmanes.

En este sentido, la fuente diplomática añadió que "el presidente de EE UU confirmó al rey saudí que confía en el peso político que tiene su país, lo que le permite desempeñar un papel fundamental en las crisis de la región".

La reunión, que duró algo más de dos horas, tuvo lugar en la localidad de Rauda Jarim, a 100 kilómetros al noreste de Riad.

La delegación estadounidense estuvo completada por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry; la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, y el encargado de los asuntos en el Golfo Pérsico del mismo organismo, Robert Malley.

También estuvieron presentes en el encuentro el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Saud al Faisal, y el príncipe Moqren bin Abdelaziz, nombrado ayer por el propio monarca como próximo príncipe heredero, segundo en la línea sucesoria tras Salman bin Abdelaziz.

Está previsto que Obama cene con el rey Abdelaziz y ya mañana abandone tierras saudíes para cerrar una gira que le ha llevado por otros países como Holanda, Bélgica e Italia.

Obama visitó a su aliado energético en el Golfo en 2009, en un contexto político y social completamente distinto, previo a las repercusiones regionales de los levantamientos populares de la llamada Primavera Árabe, principalmente los de Egipto y Siria.

Arabia Saudí y EE UU mantienen una cooperación estratégica desde hace décadas, reforzada en los últimos años con la lucha contra el terrorismo.

Febrero de 1945 fue el inicio de estos lazos, con una reunión entre el entonces presidente estadounidense, Franklin D. Roosevelt, y el rey saudí Abdelaziz al Saud, en la que EE UU se garantizó la explotación y el provecho de los recursos petroleros del país árabe.