• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama defendió programas de vigilancia

El presidente de EE UU, Barack Obama / AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama / AFP

El presidente aseguró que los programas de vigilancia buscan hacer un balance entre la seguridad de los ciudadanos frente al terrorismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió incondicionalmente  los

programas de vigilancia de su gobierno sobre comunicaciones telefónicas y de internet e insistió en que fueron desplegados con amplias medidas para proteger eventuales abusos. "Nadie está escuchando tus llamadas telefónicas. Este programa no se trata de eso", dijo Obama a periodistas en una visita a Silicon Valley en California.

El mandatario insistió en que los programas de vigilancia buscan el correcto balance entre la seguridad de todos los estadounidenses frente al terrorismo.

Obama resaltó que los programas están supervisados por jueces federales y por el Congreso, donde senadores y representantes son regularmente informados sobre su utilización y agregó que su gobierno también ha instituido auditorías para asegurarse de que se siguen las salvaguardias.

El Washington Post reportó que autoridades federales han estado accediendo a los servidores de empresas que incluyen a Google, Apple y Facebook para llegar a correos electrónicos, fotos u otros archivos que permitan a rastrear personas y contactos.

El periódico británico The Guardian que aseguró que la Agencia Nacional de Seguridad  ha estado recolectando datos telefónicos de millones de clientes de una subsidiaria de Versión Communications.

Cumbre con Xi. La Casa Blanca insistióen que las revelaciones sobre el vasto programa de monitoreo de llamadas telefónicas e internet no afectará las quejas de Washington sobre los hackers chinos, en la cumbre que celebran los presidentes Obama y el primer ministro de China,  Xi Jinping, en California este fin de semana.

La agenda de trabajo prevé que se retiren a una lujosa estancia en el desierto californiano durante dos días para tratar varios temas de importancia, incluyendo la seguridad cibernética y las amenazas nucleares de Corea del Norte.