• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama, Rousseff y Raúl Castro intervendrán en el servicio religioso de Mandela

Nelson Mandela | Reuters

Nelson Mandela | Reuters

Los tres líderes aparecen en un lista de gobernantes extranjeros que pronunciarán un discurso en la ceremonia, según el programa del acto divulgado por la Presidencia surafricana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los presidentes de EE UU, Barack, Obama; Brasil, Dilma Rousseff; y Cuba, Raúl Castro, figuran entre los oradores que intervendrán mañana en el servicio religioso en memoria de Nelson Mandela, informó hoy el Gobierno de Sudáfrica.

Los tres líderes aparecen en un lista de gobernantes extranjeros que pronunciarán un discurso en la ceremonia, según el programa del acto divulgado por la Presidencia surafricana. 

Cerca de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno asistirán mañana al servicio religioso oficial en memoria de Mandela, que tendrá lugar en el estadio FNB de Soweto (Johannesburgo), en el que se disputó en 2010 la final del Mundial de Fútbol, que ganó España.

También tomarán la palabra el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el vicepresidente chino, Li Yuanchao, entre otros dignatarios, además de familiares del fallecido ex presidente surafricano.

Asimismo, el presidente de Suráfrica, Jacob Zuma, jefe del gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA), que un día lideró Mandela, protagonizará una de las principales alocuciones del evento.

Tras el oficio del martes, el féretro del ex presidente desfilará por las calles de Pretoria del 11 al 13 de diciembre, para que los sudafricanos puedan despedirse de Madiba, como se conoce popularmente al ex mandatario en su país.

También en Pretoria, en la sede del Gobierno de Suráfrica, quedará abierta la capilla ardiente de Mandela.

El funeral de Estado se celebrará el próximo domingo en la pequeña localidad de Qunu, en el sureste del país, donde Mandela creció y quería ser enterrado.

Nelson Mandela falleció a los 95 años a última hora del pasado jueves en su domicilio de Johannesburgo, después de una larga convalecencia por afecciones respiratorias.