• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama y Putin tendrán un encuentro bilateral en Rusia en septiembre

Barack Obama, presidente de EE UU / AFP

Barack Obama, presidente de EE UU / AFP

Ambos mandatarios hablaron por teléfono el pasado 1 de marzo para repasar asuntos como las ambiciones nucleares de Irán y la situación en Siria y ambos acordaron la reunión que mantendrán en junio en Irlanda del Norte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mandatario de EE UU, Barack Obama, y el presidente ruso, Vladímir Putin, tendrán una reunión bilateral en septiembre en Rusia al margen de la cumbre del G20, según anunció hoy la Casa Blanca.

El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Thomas Donilon, se reunió hoy en Moscú con Putin y otros funcionarios para preparar esa reunión y la que ambos mandatarios tendrán en junio en Irlanda del Norte en paralelo a la cumbre del G8, detalló la residencia presidencial estadounidense en un comunicado.

Las reuniones del asesor de Obama con Putin y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, entre otras autoridades, abarcaron una amplia gama de asuntos bilaterales y globales, y fueron "constructivas", de acuerdo con la Casa Blanca.

Obama y Putin hablaron por teléfono el pasado 1 de marzo para repasar asuntos como las ambiciones nucleares de Irán y la situación en Siria y ambos acordaron la reunión que mantendrán en junio en Irlanda del Norte en paralelo a la cita del G8.

El mandatario estadounidense también expresó entonces su intención de visitar San Petersburgo para la reunión del G20 programada para septiembre.

Rusia observa una incongruencia entre la "lista Magnitski" publicada por Washington y la carta de Obama que Donilon entregó hoy en Moscú a Putin, según dijo a la prensa Yuri Ushakov, consejero del presidente ruso.

Ushakov explicó que esa carta "contiene varias propuestas para profundizar en el diálogo bilateral".

El Departamento del Tesoro de EE UU anunció sanciones económicas y la prohibición de expedir visados a 18 ciudadanos rusos y de varias exrepúblicas soviéticas por su supuesta relación con la muerte en prisión del abogado Serguéi Magnitski.

En respuesta, Moscú publicó su propia lista negra que prohíbe la entrada a su territorio a 18 funcionarios estadounidenses.

Magnitski denunció en 2008 la existencia de una red de funcionarios públicos corruptos, tras lo cual fue acusado de evasión fiscal y enviado por las autoridades rusas a prisión, donde falleció poco después.