• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU dice que la tortura no es admitida ni siquiera en caso de guerra

Juan Méndez - ONU Tortura

Juan Méndez - ONU Tortura

El relator sobre la Tortura de las Naciones Unidas señaló que aún no han recibido denuncias por parte de venezolanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La justicia internacional condena y persigue la tortura. El relator sobre la Tortura de Naciones Unidas, Juan Méndez, señaló que desde el punto de vista del derecho internacional, la tortura está prohibida y no admite excepciones ni siquiera en caso de guerra o estado de emergencia.

Según el artículo 1 de la Convención contra la Tortura se entiende que es todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido.

Méndez señala que la tortura es un crimen internacional, lo que significa que cada Estado está obligado a investigar, procesar y castigar a los responsables. “Las sanciones al individuo que es hallado responsable de tortura dependen de las penas contempladas en el derecho interno, pero cada país es responsable de que la tortura sea tratada como un delito grave y con las sanciones que corresponden a su gravedad, y a no aplicar amnistías ni otras formas de impunidad”, explicó.

Si un Estado desatiende estas obligaciones puede resultar que un órgano de protección internacional lo declare en violación de sus obligaciones pero no puede haber sanción penal internacional a los torturadores individuales, a menos que la tortura sea parte de un patrón sistemático o masivo, en cuyo caso puede tener competencia la Corte Penal Internacional.

El relator aclaró que no puede ofrecer un pronunciamiento sobre si en Venezuela han existido o no casos de tortura, ya que ese dependerá de recibir denuncias concretas y del trámite de una comunicación con el Estado conforme a los procedimientos establecidos por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cosa que no ha sucedido.