• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La ONU renueva y refuerza el mandato de la comisión de investigación de Siria

Ban Ki-moon en la Asamblea / AFP

Ban Ki-moon en la Asamblea / AFP

Está previsto que esta tarde la presidenta del Consejo, la embajadora uruguaya Laura Dupuy Lasserre, anuncie que dos nuevos expertos formarán parte de la comisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU renovó y reforzó hoy el mandato de la comisión independiente de investigación establecida por Naciones Unidas para estudiar las violaciones a los derechos humanos cometidas en Siria.

El texto -el octavo que el Consejo adopta sobre el país árabe- fue aprobado por 41 votos a favor, tres en contra (China, Rusia y Cuba) y tres abstenciones (India, Filipinas y Uganda).

La resolución "condena en los términos más severos el número creciente de masacres en Siria" y por ello pide que se "extienda" el mandato de la comisión, que continúe documentando las "graves violaciones a los derechos humanos" y que presente un informe actualizado de la situación en la próxima sesión del Consejo.

La comisión, presidida por el jurista brasileño Paulo Sergio Pinheiro, fue establecida por el Consejo hace exactamente un año, por lo que su mandato expiraba, y cabía decidir sobre su continuidad.

El Consejo no sólo ha renovado el mandato con clara mayoría de sus miembros (41 de 47), sino que ha decidido reforzar la comisión dotándola de más recursos humanos y financieros.

Precisamente, está previsto que esta tarde la presidenta del Consejo, la embajadora uruguaya Laura Dupuy Lasserre, anuncie que dos nuevos expertos formarán parte de la comisión.

Consultada sobre la posibilidad de que uno de ellos sea la jurista helvética Carla del Ponte, conocida por su rol como fiscal general en los tribunales internacionales sobre la antigua Yugoslavia y sobre Ruanda, Dupuy no quiso confirmar ni desmentir.

No obstante, la embajadora estadounidense Eileen Chamberlain Donahoe afirmó respecto de Del Ponte: "Espero que sea el caso y creo que lo será".

Dupuy también confirmó que la comisión se reforzará con más efectivos sobre el terreno.

Estas personas son las que realizan las investigaciones entrevistando personalmente a refugiados y disidentes que se encuentran en los países vecinos, o telefónicamente con personas que aún permanecen en el interior del país.

Precisamente, el embajador de Siria ante la ONU en Ginebra, Faysal Khabbaz Hamoui, rechazó el texto argumentando que "no traduce la realidad sobre el terreno" y que "en algunos párrafos roza la ficción, como el caso de la matanza de Houla, condenada claramente por el Gobierno sirio".

En su discurso de explicación a su rechazo a la resolución, Rusia también se refirió a la matanza de Houla y negó que se pueda concluir que las fuerzas del régimen fueran las responsables.

La resolución condena dicha matanza -en la que murieron centenares de civiles- y recuerda que la comisión de investigación comprobó que las milicias de las Shabbiha, controladas por el Ejército, fueron las responsables.

"Es increíble que la comisión haya llegado a esa conclusión cuando ni tan siquiera han estado en Siria para comprobarlo", recriminó Hamoui, obviando en su discurso que los miembros de la comisión no tienen autorización del régimen para entrar en territorio sirio y deben contentarse con entrevistar personal o telefónicamente a testigos.

En este sentido, la resolución reitera una vez más la petición al régimen de Bachar al Asad de que colabore con la comisión y le permita ingresar al territorio sirio para investigar de primera mano lo que está ocurriendo.

En el texto "se decide" enviar todos los informes redactados por la comisión al secretario general de la ONU para que "tome las medidas necesarias", lo que implica trasladarlos al Consejo de Seguridad para que éste, eventualmente, decida solicitar al Tribunal Penal Internacional que investigue las violaciones a los derechos fundamentales.

Precisamente, uno de los párrafos más extensos de la resolución solicita que los crímenes recabados por la comisión sean investigados y sus autores perseguidos y juzgados para que haya un proceso justo de asunción de responsabilidades y de reparación de las víctimas.

La Justicia internacional tiene "el potencial" para investigar y juzgar todas las alegaciones de violaciones a los derechos humanos, incluidos los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad, agrega.

Las fuerzas del régimen sirio están acusadas de haber cometido ambos tipos de delitos, y los grupos armados de la oposición, crímenes de guerra.