• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU reanuda el reparto de alimentos en Yarmuk

La UNRWA logró entrar en Yarmuk el pasado 1 de mayo con la intención de repartir comida y con el visto bueno previo de los bandos en conflicto, incluido el gobierno de Damasco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) pudo reanudar hoy la distribución de ayuda humanitaria en el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, en el sur de Damasco, después de que cesaran los combates que el jueves impidieron el reparto.

En un comunicado, el portavoz de dicha organización en Jerusalén, Chris Gunness, explicó que los grupos de reparto entraron por la puerta septentrional de Bateekhah, desde donde repartieron raciones de comida a 407 personas.

"La UNRWA expresa su gratitud a las autoridades sirias por haber garantizado el reparto y esperan que este pueda continuar de forma regular y ampliarse para paliar la desesperada situación humanitaria" en el interior del asediado campo, agregó la nota.

La UNRWA logró entrar en Yarmuk el pasado 1 de mayo con la intención de repartir comida y con el visto bueno previo de los bandos en conflicto, incluido el Gobierno de Damasco, y pudo hacer su trabajo hasta ayer, jueves, cuando un nuevo estallido de la violencia lo interrumpió.

Desde entonces, miembros de esta agencia de la ONU han repartido miles de raciones alimenticias para paliar la desesperación de una población asediada y abocada al hambre, rehén del Ejército sirio, de las milicias armadas rebeldes y de los grupos palestinos.

En Yarmuk quedan unos 18.000 palestinos de los cerca de 160.000 que residían antes de que en marzo de 2011 estallara la actual guerra civil en Siria.

Los insurgentes asumieron su control en diciembre de 2012 y desde entonces sus calles ha sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y las fuerzas gubernamentales, apoyadas por el partido marxista Frente Popular de Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG).

Desde julio de 2013, el régimen sirio lo mantiene cercado, un asedio que ha deteriorado hasta el extremo las ya de por sí trágicas condiciones de vida de sus habitantes y causado la muerte de al menos un centenar de personas por la falta de comida y medicinas.