• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU: Más de 1.000 muertos y 2.000 heridos en el mes de julio en Irak

Fosa común fue descubierta en Makhazen, en el centro de Irak | Cortesía Telesur

Fosa común fue descubierta en Makhazen, en el centro de Irak | Cortesía Telesur

Los datos de la UNAMI son ligeramente superiores a los difundidos ayer por el Gobierno iraquí, que cifró en 989 los muertos y en algo más de 1.500 los heridos durante el mencionado período

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un total de 1.057 iraquíes murieron y 2.326 resultaron heridos, entre civiles y uniformados, durante el mes de julio en Irak, mientras que desde comienzos de 2013 la cifra solo de civiles fallecidos asciende a 4.137, según datos publicados hoy por la ONU.

El representante especial interino de la misión de las Naciones Unidas en Irak (UNAMI), Gyorgy Busztin, denunció en un comunicado que este alto número de fallecidos no se daba desde hace cinco años, cuando Irak estaba sumido en la violencia sectaria.

Los datos de la UNAMI son ligeramente superiores a los difundidos ayer por el Gobierno iraquí, que cifró en 989 los muertos y en algo más de 1.500 los heridos en el mes de julio.

Según la nota de la UNAMI, 928 de los fallecidos eran civiles y 129 miembros de las fuerzas de seguridad, mientras que el lugar más afectado por la violencia fue la capital, Bagdad, seguida de las provincias de Salahedín, Nínive y Diyala.

"El impacto de la violencia sobre la población civil sigue siendo alarmantemente alto, con al menos 4.137 civiles muertos y 9.865 heridos desde el comienzo de 2013", lamentó Busztin.

El responsable interino de la UNAMI reiteró su llamamiento a las autoridades iraquíes y a los dirigentes políticos a tomar "inmediatas y decisivas medidas para frenar este derramamiento de sangre sinsentido y evitar que regresen los oscuros días" de la violencia sectaria.

Irak vive un repunte de la violencia con numerosos atentados, especialmente contra las fuerzas del orden y los chiíes, que se han intensificado desde el comienzo del mes sagrado musulmán de Ramadán el pasado 10 de julio.

Hace tres días, la explosión de una quincena de coches bomba causó la muerte de al menos 47 personas y heridas a 200, lo que denota el aumento de la inseguridad y el agravamiento de la violencia sectaria en el país.