• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La ONU denuncia violaciones de mujeres en los campos de desplazados en el Congo

Refugiados en la República Democrática del Congo / REUTERS

Refugiados en la República Democrática del Congo / REUTERS

El pasado domingo un campo de refugiados situado en la provincia de Kivu del Norte fue atacado por un grupo armado que, una vez dentro del recinto, robó dinero y alimentos de las tiendas y violó al menos a 12 mujeres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los campos de desplazados en el este de la República Democrática del Congo (RDC) se enfrentan a problemas de seguridad que en ciertos casos llegan a violaciones de mujeres dentro de estos recintos, denunció hoy la ONU.

"Estamos preocupados por la seguridad de los desplazados y los trabajadores humanitarios en los campos del este de la RDC tras el ataque del domingo al campo Mugunga III, situado a las afueras de Goma", dijo el portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Adrian Edwards.

El pasado domingo este campo de refugiados situado en la provincia de Kivu del Norte fue atacado por un grupo armado que, una vez dentro del recinto, robó dinero y alimentos de las tiendas y violó al menos a 12 mujeres, entre ellas tres niñas, dijo la portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Marixie Mercado.

Asimismo, indicó que el hospital de Minova, una ciudad próxima a Goma, ha registrado al menos 72 casos de violaciones en las últimas semanas.

Estos hechos ponen de manifiesto "la necesidad de establecer seguridad en los emplazamientos para desplazados internos", opinó Edwards, quien lamentó que en el momento del asalto al campo "los pocos policías presentes no pudieron intervenir".

Al menos 30.000 personas residen actualmente en el campo Mugunga III y otras 75.000 en emplazamientos cercanos bajo la responsabilidad de los coordinadores del campo.

El portavoz de ACNUR lamentó que a los problemas de seguridad en las provincias de Kivu del Sur y Kivu del Norte se sume ahora la escasez de alojamientos y productos no alimentarios, como mantas, sábanas o mosquiteras.