• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU denunció amenazas en Siria y confirmó muerte de once empleados

Crisis en Siria / EFE

Crisis en Siria / EFE

"En las últimas semanas y meses hemos hecho frente a amenazas de diferentes fuentes, han muerto voluntarios y personal de Naciones Unidas y otros han sido secuestrados", dijo la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ONU denunció hoy que lleva "meses" recibiendo amenazas de distintos grupos en Siria y confirmó que once empleados de la organización internacional han muerto desde que estalló el conflicto.

"En las últimas semanas y meses hemos hecho frente a amenazas de diferentes fuentes, han muerto voluntarios y personal de Naciones Unidas y otros han sido secuestrados", dijo hoy la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

Amos, que habló con la prensa en la sede de Naciones Unidas a través de videoconferencia desde Líbano tras una visita a Damasco, confirmó la muerte de once empleados de la ONU en Siria en los últimos dos años y medio, y dijo que se toman "muy en serio" todas las amenazas que han recibido.

"Hay retos por la situación de seguridad sobre el terreno pero en las conversaciones que he tenido con nuestros empleados hay un compromiso serio de continuar nuestras operaciones", dijo Amos, que añadió que la ONU tiene en cuenta la seguridad de su personal.

La jefa humanitaria de la ONU detalló que hay 4.500 empleados del organismo trabajando "en zonas controladas por el Gobierno y la oposición" y reiteró que han expresado su compromiso de seguir en el país pese a las amenazas que reciben desde "frente diversos".

Amos concluyó ayer una visita a Siria en la que tuvo oportunidad de mantener encuentros "positivos" con las autoridades para abordar la crisis humanitaria, además de abordar los "retos administrativos" que se están encontrando para asistir a los afectados.

La jefa humanitaria de la ONU reconoció que no pudo visitar la zona de Guta Oriental, en la periferia de Damasco, donde se produjo el supuesto ataque químico del pasado 21 de agosto en el que, según la oposición, murieron unas 1.500 personas.

Por otro lado, advirtió de que la crisis humanitaria es de una escala "rara vez vista", con más de 100.000 muertos, unos cuatro millones de desplazados y dos millones de refugiados en los países vecinos, y un tercio de la población que necesita ayuda.

Amos, quien se encuentra ahora en Líbano, tuvo hoy un encuentro con el primer ministro, Tamam Salam, quien le transmitió su preocupación por el aumento del número de refugiados ya que una de cada cinco personas en Líbano son sirios.

La jefa humanitaria de la ONU dijo que este flujo de refugiados está teniendo un impacto "social y económico" en Líbano, cuyas autoridades temen que las cifras aumenten, por lo que volvió a pedir el apoyo de la comunidad internacional.