• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU insta a Arabia Saudita e Irán a evitar escalada

La disputa entre las dos naciones de Oriente Medio se produce en momentos en que Irán cuenta con una de las mayores reservas probadas de crudo

La disputa entre las dos naciones de Oriente Medio se produce en momentos en que Irán cuenta con una de las mayores reservas probadas de crudo

La Cancillería suiza convocó al encargado de negocios del reino para exponerle su oposición a las ejecuciones del sábado pasado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hizo un llamado a Irán y Arabia Saudita para que eviten cualquier medida que pueda exacerbar las tensiones entre los dos países, y calificó de deplorable el ataque sufrido por la embajada saudita en Teherán el domingo.

Un portavoz oficial dijo que Ban hizo el llamado en conferencias telefónicas mantenidas en las últimas horas con los titulares de Exteriores de los dos países, en discordia en los últimos días por la ejecución del clérigo chiita Nimr Baqir al Nimr en Riad.

Ban también consideró preocupante la decisión de Arabia Saudita de cortar relaciones diplomáticas con Irán. Agregó que los dos Estados son actores claves para que se cierren los conflictos armados de Siria y Yemen, por el peso que tienen en la región desde posiciones enfrentadas.

El enviado especial de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, viajó ayer a Riad y a finales de esta semana se desplazará a Teherán para analizar las tensiones y el impacto que puedan tener en las negociaciones para finalizar el conflicto sirio, que se arrastra desde 2011.

Entretanto, Estados Unidos y Alemania exhortaron a la contención y al diálogo para evitar una escalada entre ambas naciones. Rusia también se ofreció para mediar y criticó que se atacara la Embajada de Arabia Saudita. La Unión Europea instó a los actores regionales a preservar las conversaciones de paz previstas para enero entre la oposición y el gobierno sirio.

El primer ministro británico, David Cameron, rechazó la ejecución de 47 personas en Arabia Saudita, y dijo que la tensión entre Riad y Teherán es enormemente preocupante. Mientras que la Cancillería suiza convocó al encargado de negocios de Arabia Saudita para exponerle su oposición a las ejecuciones.


Retórica. Teherán y Riad tomaron posiciones más radicales tras la ruptura de  relaciones. Las autoridades iraníes criticaron con dureza la decisión saudita de romper relaciones diplomáticas con Irán, una medida que les pareció apresurada producto de la frustración por lo sucedido  en el ataque a la embajada y algo que calificaron de debilidad para agravar las tensiones.

El vicepresidente primero de Irán, Eshaq Jahangiri, alentó a Riad a no emprender más acciones contra su país y vaticinó que la ruptura hará más daño a Arabia Saudita que a Irán. 

El fiscal general de Irán, Ebrahim Raisí, dijo: “Arabia Saudita se ha transformado en un tumor cancerígeno en la región y en el mundo islámico y es la fuente que alimenta a la mayoría de los movimientos takfirí (radicales sunitas)”. 

Arabia Saudita suspendió todos sus vuelos con destino y origen en Irán. La monarquía también sumó numerosos apoyos.

La Liga Árabe mantuvo una reunión de emergencia por la crisis y para condenar el asalto a misiones sauditas en la nación persa. El gobierno de Emiratos Árabes Unidos anunció una disminución de su representación diplomática en Irán a nivel de encargado de negocios. Previamente, Sudán, Bahréin y Arabia Saudita habían roto con Teherán. Marruecos condenó el ataque a la misión y se solidarizó con Riad. Argelia dijo que está preocupada por la escalada de la tensión.

El Senado jordano instó a Irán a respetar los asuntos internos del golfo. En Irak, nación donde conviven sunitas y chiitas, hubo ataques contra mezquitas sunitas y algunas personas pidieron romper con Riad.

 

Petroleo en alza

Los precios del crudo subieron luego de la ruptura de los lazos diplomáticos entre Arabia Saudita e Irán por especulaciones de que la disputa podría limitar los suministros, pero las ganancias estaban contenidas por datos que mostraron que algunas de las mayores economías de Asia están en problemas.

La disputa entre las dos naciones de Oriente Medio se produce en momentos en que Irán, que cuenta con una de las mayores reservas probadas de crudo, espera incrementar sus exportaciones de petróleo cuando se levanten las sanciones económicas que enfrenta.

Irán planea elevar su producción en medio millón de barriles diarios, hasta un millón, tras el levantamiento de las sanciones, pero funcionarios dijeron que no pretenden inundar el mercado si no existe demanda.

Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, rompió relaciones con Irán el domingo. Bahréin, aliado de los sauditas y productor petrolero, anunció también que cortaría sus vínculos con Irán.


Pulso de poder

Manuel Tovar

Arabia Saudita e Irán luchan por el control del poder político e influencia geopolítica en el Medio Oriente y Asia Central. Los antecedentes de la disputa  tienen sus orígenes en el siglo VII, tras la muerte de Mahoma en el 632 A.C.

La incomprensión entre los herederos del profeta produjo un cisma religioso que dividió al Islam. Los sunitas, tradicionalistas, consideran que el sucesor del líder debía ser seleccionado por los miembros de su comunidad, mientras que los chiitas, fracción seguidora de Alí, primo y yerno de Mahoma, creen que el próximo dirigente de los islámicos debe estar relacionado con la sangre del profeta.

Tras la derrota de los chiitas en Kerbala en 680 A.C., que terminó con el martirio de Hussain Ibn Alí, se configuró el Islam en dos grandes ramas: la mayoritaria sunita con 80% de la población musulmana y la chiita con 15%.

Sin embargo, el desencuentro histórico ha ido en aumento en las últimas décadas, cuando naciones como Arabia Saudita, Egipto y Turquía vieron peligrar sus zonas de poder e influencia geopolítica con la llegada de la Revolución Islámica en 1979.

El cambio no se supo asimilar y los grupos radicales, sunitas y chiitas, empezaron a proliferar en las décadas de 1980 y 1990 tras el desmantelamiento del sistema de alianzas de naciones de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia.

El conflicto actual es por un reajuste de poderes en la región, con Egipto disminuido tras la Primavera Árabe, Turquía en la encrucijada entre la europeización laica y un gobierno más cercano a los valores del Islam, emerge Irán, otrora enemigo de Washington y hoy una pieza que busca encajar en ese rompecabezas de alianzas que es el Medio Oriente.

El último detonante para una escalada entre persas y sauditas fue la ejecución del clérigo iraní chiíta, Nimr Baqir al Nimr, sentenciado por Riad por instigar la violencia sectaria.