• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Estados de la OEA continúan debatiendo contenido de resolución sobre CIDH

Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, miembros de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), piden dar un mandato al Consejo Permanente de la OEA para que continúe el diálogo sobre el funcionamiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cancilleres y representantes de los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) continúan debatiendo, nueve horas después del inicio, el contenido de la resolución que debería someterse hoy a votación sobre el proceso de reforma de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Después de las intervenciones de casi todos los representantes, la Asamblea General Extraordinaria convocó un segundo receso de unos 45 minutos que se prorrogó durante más de dos horas en el que los miembros debatieron en un salón a parte si incluir íntegramente o no la propuesta presentada hoy por Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Estos países, miembros de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), piden dar un mandato al Consejo Permanente de la OEA para que continúe el diálogo sobre el funcionamiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Eso ha llevado a la inclusión en el proyecto de resolución de un nuevo párrafo que resuelve "resaltar que, en el espíritu del mejoramiento constante del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, y con la participación de todas las partes involucradas, mandatar al Consejo Permanente a continuar el diálogo sobre los aspectos fundamentales para el fortalecimiento del SIDH".

Pide que eso se haga "a través de las observaciones de los Estados Miembros al Plan Estratégico de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la consideración de su Informe Anual a esta Asamblea General".

Durante la larga reunión a puerta cerrada en la Comisión General creada en paralelo a la cita de cancilleres, los representantes de Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua presionaron para que ese nuevo párrafo incluyera los puntos concretos que ellos plantearon en su nueva propuesta de hoy.

Los puntos que quieren incluir abordan las medidas cautelares de la CIDH, su sede, el funcionamiento de las relatorías de ese órgano, la ratificación de todos los países de la Convención Interamericana de Derechos Humanos y la "autonomía e independencia" la propia Comisión.

"Al cierre de la discusión estábamos en dos extremos: uno, someter a votación el documento sobre el que el 23 estados se adherían al él pese a "no ser perfecto", en aras de lograr el consenso", explicó el canciller de Honduras, Arturo Corrales, cuando se reanudó el debate en el salón plenario.

"Venezuela, Ecuador, Bolivia, y Nicaragua manifestaron que era necesario hacer modificaciones y otros tres países manifestaron que era necesario continuar con la discusión", agregó.

Una vez en el plenario, Venezuela pidió cambiar el punto uno de la resolución, que "toma nota" de la reforma que la CIDH aprobó esta semana para su propio reglamento, y que entrará en vigor el 1 de agosto; para que haga referencia simplemente "al trabajo" de la Comisión, pero no "al reglamento" que ha elaborado.

La secretaria de Estado adjunta de EE UU para Latinoamérica, Roberta Jacobson, rechazó la petición de Venezuela por considerar que el respaldo a la reforma de la CIDH es "perfectamente adecuada" y eliminarla sería "dar un paso atrás", porque "se volvería a abrir el tema".

En cuanto a las propuestas de los cuatro países bolivarianos, indicó que "no podemos aceptar la reinserción de temas sobre los que ha quedado claro en un debate de muchas semanas que no existe consenso, y que no pertenecen a este documento que es de consenso".

El resto de puntos quedan, con ligeros cambios, igual que en la propuesta de resolución elaborada la semana pasada por un grupo de trabajo del Consejo Permanente de la OEA, que "toma nota" de la reforma que la CIDH aprobó esta semana para su propio reglamento, y que entrará en vigor el 1 de agosto.

Además, mantiene que mientras se logra el "pleno financiamiento" de la Comisión por parte del presupuesto de la OEA, se sigan haciendo contribuciones voluntarias "preferentemente sin fines específicos", lo que permite a la CIDH seguir buscando fondos externos a la organización y los Estados miembros, como reclamaba.