• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Nuevo intento de inmolación de un monje tibetano en el oeste de China

Marzo es el mes en el que se conmemora la rebelión tibetana de 1959 que fracasó y tuvo como resultado el exilio del Dalai Lama, por lo que suele ser época de tensiones en Tíbet y las provincias vecinas | REUTERS

Marzo es el mes en el que se conmemora la rebelión tibetana de 1959 que fracasó y tuvo como resultado el exilio del Dalai Lama, por lo que suele ser época de tensiones en Tíbet y las provincias vecinas | REUTERS

Más de un centenar de personas han llevado a cabo este tipo de acciones suicidas en zonas chinas con población tibetana, y al menos ochenta de ellas murieron. Beijing acusa al Dalai Lama de animar estas acciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un monje tibetano intentó inmolarse hoy en la provincia occidental china de Qinghai, vecina a la región autónoma del Tíbet y escenario de decenas de protestas de este tipo en los últimos años, informó la prensa estatal china.

El monje, cuya condición tras el intento de inmolación se desconoce, pertenece al monasterio Zekog, de la prefectura de Huangnan, informaron las autoridades locales, mientras la policía investiga en el lugar de la protesta.

Más de un centenar de personas, en su mayoría monjes, han llevado a cabo este tipo de acciones suicidas en zonas de población tibetana del oeste de China y al menos ochenta de ellos murieron.

Grupos pro Tíbet fuera de China culpan al régimen comunista de generar un clima de tensión y represión a la cultura y religión tibetanas que propicia estas inmolaciones, mientras que Beijing acusa al Dalai Lama, el líder espiritual tibetano, de aplaudir y animar estas acciones.

Marzo es el mes en el que se conmemora la rebelión tibetana de 1959 que fracasó y tuvo como resultado el exilio del Dalai Lama, por lo que suele ser época de tensiones en Tíbet y las provincias vecinas, como mostraron las revueltas que en 2008 causaron la muerte de al menos 20 personas en Lhasa, la capital regional.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte inseparable de su territorio, mientras que los tibetanos en el exilio argumentan que la región fue durante mucho tiempo virtualmente independiente hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en 1951.