• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Nuevo Herald: Eje de corrupción brasileña negoció con Chávez y Maduro

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (izq.) con su jefe de gabinete José Dirceu, en una foto de archivo del 2012

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (izq.) con su jefe de gabinete José Dirceu, en una foto de archivo del 2012

Documentos demostraron que el expresidente Lula Da Silva tuvo muchísimo interés en que las elecciones presidenciales del año 2012 fueran perdidas por la oposición venezolana, tanto que comparó una posible derrota del Psub con la caída del Muro de Berlín

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Dirceu, figura central en el escándalo de corrupción de la estatal Petrobras que sacude los cimientos del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), representó al ex presidente Luiz Inácio “Lula” da Silva en una serie de misteriosos proyectos que involucraban al líder brasileño, al fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez y a los hermanos Fidel y Raúl Castro, según documentos obtenidos por El Nuevo Herald.

Los documentos provenientes del gobierno venezolano también muestran la estrecha relación entre Lula y Chávez, y la preocupación del primero por ayudar al segundo a ganar las elecciones presidenciales del 2012, así como su temor de que el entonces atribulado gobernante libio Muamar el Gadafi no lograra permanecer en el poder.

“Ninguna elección está ganada de anticipo, nosotros aquí tuvimos que pelear fuertemente. Una derrota de Chávez en el 2012, sería igual o peor que la caída del muro de Berlín”, afirmaba Lula.

En contraste, el ex gobernante brasileño dijo no tener muy buena impresión de Gadafi, a quien había visto en Venezuela durante la cumbre América del Sur-África del 2009 y que su comportamiento no le había parecido serio.

Gadafi murió ocho meses después mientras intentaba huir de las fuerzas rebeldes que habían derrocado a su gobierno.

Dirceu, quien hasta hace muy poco fue uno de los más importantes líderes del PT, fue arrestado el lunes bajo sospecha de que fue él quien montó el esquema de corrupción de Petrobras, que se estima originó pérdidas a la petrolera estatal por cerca de $2,000 millones.

En un documento Lula le pidió directamente Arbeláez, que se reuniera con su abogado y con “un empresario de su total confianza” que quería realizar unas importaciones de Venezuela.

Según el informe escrito por el propio Arbeláez, el empresario estaba interesado en adquirir 360,000 toneladas al año de cabillas de hierro y dos millones de toneladas al año de coque de petróleo, para lo cual ya contaba con una carta de garantía de $200 millones y requería reunirse con los entonces ministros de Industrias Básicas y Minería, José Can y el de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

“Estos asuntos nos pueden ayudar a todos”, declaró Lula durante la reunión, según el informe de Arbeláez.

Dirceu, por su parte, viajó en varias ocasiones a Venezuela y se reunió con Chávez y con el entonces canciller venezolano Nicolás Maduro, siendo descrito en los documentos oficiales como el representante de Lula.

Dirceu, jefe del gabinete de Lula entre el 2003 y el 2005, fue arrestado el lunes en su hogar en Brasilia, donde estaba bajo arresto domiciliario cumpliendo el resto de una sentencia a 11 años de prisión por participar en un plan masivo de compra de votos en el Congreso hace más de diez años. La fiscalía acusó a Dirceu de ser el cerebro del plan de corrupción en Petrobras, así como de aceptar sobornos de contratistas mientras estaba en el cargo e incluso después de ser arrestado a fines del 2013.

Otros documentos muestran que Dirceu regresó posteriormente a Venezuela en agosto, y que figuraba en la agenda de actividades del canciller Maduro entre el domingo 7 y el martes 9 de agosto.

Para leer la nota completa de click en El Nuevo Herald.